domingo, 19 de agosto de 2012

EL MUDÉJAR EN TORO (1) SAN LORENZO


Además de la gran colegiata (cuyo cimborrio ya analizamos aquí), Toro conserva un interesante patrimonio mudéjar que se encuentra a caballo entre las influencias de Toledo y las de Sahagún.
Según Lavado Paradinas (2000), su origen hay que vincularlo, precisamente, al auge del gótico, aunque la mayoría de las construcciones, como ésta de San Lorenzo, mantengan claros esquemas románicos.
Tal paradoja se explica fácilmente. Las grandes empresas góticas de Castilla (en especial las catedrales de León y Burgos) desviaron hacia ellas los fondos disponibles, tanto monetarios como de piedra de cantera, obligando a los focos más secundarios el uso de un ladrillo fácil de hacer y más barato.
A esto no debemos olvidar la profunda influencia que tuvo el monasterio de San Facundo en Sahagún que, como ya vimos, genera toda una escuela con larga descendencia.
Su estructura, de una sola nave cubierta de par y nudillo y un ábside en ladrillo.


En el arranque del mismo volvemos a encontrar hiladas de sillarejo (¿recuerdo de Sahagún? ¿estructura para eliminar humedades?) sobre la que se crea un doble cuerpo de ventanas ciegas con alfiz.



Más moderno (al menos en estilo) sería su sencilla portada apuntada con remate de ladrillo en esquinilla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario