sábado, 19 de mayo de 2012

VILLAR DEL OLMO. UNA PEQUEÑA ESCAPADA DE LA URBE


Si se llega desde Campo Real o desde Alcalá, de repente, parece como si el suelo por el pasábamos fuera mentira. La llanura inmensa se abre en una grieta y tras una curva terrible lo que pensábamos que era un llano se ha convertido en una meseta, pues a nuestros ojos se abre un valle por cuyo fondo corre el Arroyo de la Vega.



El pueblo es pequeño pero a mi me encanta. Tiene un diminuto casco histórico de calles encaladas que recuerda que una vez todas aquellas tierras fueron Al Andalus.

En su extremo se encuentra la iglesia, demasiado restaurada para dejar a la vista su origen románico, cuando este pueblo ganó en importancia gracias a la trashumancia. Además siempre está cerrada, sea la hora que sea, aunque al parecer su interior tiene un buen altar barroco de la escuela madrileña, pero las veces que he intentado llamar a la casa del cura o estaba echándose la siesta o, simplemente, me ha obviado.(La foto que os pongo la he encontrado en la página web del ayuntamiento, en la que su apartado de HISTORIA es fascinante; esperemos que algún día todo esté a su altura y alguien con interés por conocer no tenga que volver a decir: Con la iglesia hemos topado, Sancho)

Pero aparte de esto, el pueblo tiene una pequeña maravilla. Una fuente-abrevadero-lavadero construido a principio de siglo XX. Es una construcción sin grandes espectacularidades, pues no las necesita en su simpleza de agua, cal y unos juegos de reflejos en su interior maravillosos.

.

Junto a ella sale un camino (aunque no demasiado bien señalizado) que une el pueblo con Ambite y Orusco. Si os atrevéis con él (no es demasiado difícil) muy pronto tendréis unas preciosas vistas del pueblo entre olivos, vides y restos de bosque mediterráneo de encinas. A vuestra izquierda se encuentra la Peña Roldán, calizas naranjas y blancas, y un paisaje que parece imposible para el que ha llegado en tan poco tiempo de Madrid. 



Cerros, encinas, valles suaves y surgencias de agua en una soledad de pequeñas sensaciones, silenciosa.

.


Si queréis saber más:

1 comentario:

  1. Gracias por considerar fascinante la historia de mi pueblo. Si tienes curiosidad te contestaré con todo el cariño, en esa misma página del ayuntamiento está mi correo electrónico. El autor de esa pequeña historia. Y, por supuesto, no te irás sin conocer la parroquial.

    ResponderEliminar