martes, 12 de junio de 2012

PASEOS POR SEVILLA (2) Del Museo de Bellas Artes al Gran Poder


Nuestro segundo paseo se inicia en donde dejamos el primero que podéis consultar aquí.
En él nos adentraremos en uno de los barrios más señoriales de toda Sevilla, cuajado de patios y casonas para encontrarnos con dos de las tallas más valiosas de la ciudad.


UNA RUTA PARA GUIARSE 
(RUTA ROJA)


Ver PASEOS POR SEVILLA en un mapa más grande
Nuestra primera parada se encuentra muy cercana: la iglesia de San Vicente.

En origen la iglesia fue edificada por Alfonso X tras la reconquista de la ciudad. De esta época conserva su traza interior gótico mudéjar (tan habitual en la ciudad), de espléndida techumbre sobre amplios arcos apuntados.

Posteriormente la iglesia sufrió numerosas reformas, aunque lo que nos interesa aquí es la talla (ábside lateral derecho). Se trata de Jesús de las Penas, un trabajo de Pedro Roldán que procesiona el lunes santo.




 Y, escondido en la penumbra, un fantástico arcángel San Miguel

La iglesia es también sede de la cofradía de las Siete Palabras.
Desde aquí nos dirigiremos hacia el antiguo convento de San Antonio de Padua, un espectacular ejemplo de barroco temprano.
.


En ella se encuentra la cofradía del Buen Fin con un Cristo de Sebastián Rodríguez del XVII y una tierna Divina Pastora de Montes de Oca (Justo enfrente de su compás podemos tomarnos algo, mejor si es bacalao o cabrillas)

Desde aquí y por el cuadriculado viario no nos será difícil llegar a la calle cardenal Spínola que nos llevará hacia San Lorenzo.

La plaza, de altas palmeras y plátanos, es una de las más bellas y serenas de Sevilla, y mucho tendremos que ver en ella.


 El Buen Fin del que antes hablábamos por la plaza de San Lorenzo

Por supuesto nuestro primer interés será la Basílica del Gran Poder, edificio 
prepotente y sin gracia que, sin embargo, no logra empañar la potencia de una de las obras cumbres de nuestro barroco.
Este Cristo de Juan de Mesa es verdaderamente impresionante y merece la pena acercarse a su camarín para poderlo ver cuanto más cerca mejor (Si queréis saber de él, lo explicamos ya aquí)
.

Tras salir a la plaza, ¿por qué no recuperar fuerzas?
En esta zona se encuentran dos de los mejores bares de tapas de toda Sevilla. 
Si queréis algo más modeno (pero nada caro) os recomiendo el Eslava, tapas creativas como costillas a la miel, carrillada (pedir las tapas ganadoras de los últimos años y no saldréis defraudados)
Justo detrás de la iglesia de San Lorenzo se encuentra Ricardo (Antigua Casa Ovidio), un bar lleno hasta el techo de fotografías de Semana Santa y con incienso ardiendo. Las croquetas o el solomillo al güiski son fundamentales.

Y ahora que ya hemos comido entremos en San Lorenzo, otra iglesia gótico-mudéjar con decenas de obras de arte a las que pronto dedicaremos un post.
Por el momento os quiero destacar una imagen mariana bellísima, creada por Castillo Lastrucci: El Dulce Nombre


Y una obra muy poco conocida de Martínez Montañés, el San Lorenzo que presidía su retablo y ahora en una capilla lateral.



No hay comentarios:

Publicar un comentario