domingo, 11 de noviembre de 2012

LOS RELIEVES DEL OBELISCO DE TEODOSIO. ESTAMBUL


Uno de los escasos restos del hipódromo de Constantinopla es este obelisco egipcio que Teodosio mandó traer desde el Nilo, aunque lo verdaderamente romano son los relieves de su basa que, aunque deficientemente conservados, nos dan un paso más en la evolución de la escultura tardorromana, ya casi medieval, que veíamos iniciarse en la cabeza de Constantino.

En todos sus frente es aún patente el típico carácter propagandístico del emperador, pero las formas plásticas tenderán cada vez más hacia formas medievales (isocefalia, frontalidad, eliminación del espacio de la escena, ruptura de la proporción...)

En la cara noroeste nos encontramos con Teodosio en la Kathisma (palco) con su esposa e hijos, recibiendo los presentes de los bárbaros que se postran arrodillados.

La cara noreste aparecen nuevos dignatarios, y en su zona más baja los trabajos de erección del obelisco

En la cara sudeste el emperador se ha puesto en pie, con bailarinas y músicos en la parte baja.



























Quizás los mejores relieves (aún clasicistas en su composición) son que se ocupan, en la parte baja, de los carros


























No hay comentarios:

Publicar un comentario