lunes, 30 de julio de 2012

LA TORRE MUDÉJAR DE NUESTRA SEÑORA DEL MAYOR DOLOR. ARACENA. HUELVA



Una fantástica torre mudéjar (aunque probablemente con orígenes islámicos, probablemente posterior (al menos en su decoración) al siglo XIII.
Destaca especialmente una de sus caras, con una decoración emparentada con la de la Giralda sevillana con dos arcos polilobulados sobre una columna central. Un segundo piso que forma un bello paño de sebka sobre el que se abren ventanas ciegas. Y un tercer piso, mucho más goticista. 


domingo, 29 de julio de 2012

RAZONES PARA DEJARSE FASCINAR POR TÀPIES (5) ¿Qué debe hacer el espectador?


"Nada de descender al pueblo con tópicos como exigían algunos, sino hacerle subir por medio de la educación plástica. De hacerle ver, como lo han hecho las mejores estéticas china o japonesa, que para la comprensión del arte son necesarias concesiones mutuas; que la mayor responsabilidad no es precisamente del artista y que el espectador ha de cultivar su propia actitud para recibir el mensaje (1975)

Para Tàpies el arte tiene un carácter ritual; y ha de tener una función modificadora de la conciencia. El mismo artista nos dice que la pintura ha de provocar la visión del mundo en la conciencia profunda (Borja-Villel, 2000)

"Yo voy a la caza de almas, no de masas. Convencer a las masas no creo que sea posible. Han de convencerse por si mismas" (2003)

El sentido de una obra se basa siempre en la posible colaboración con el espectador. Se apoya siempre en el espíritu más o menos trabajado de quien la contempla. Un hombre vacío de imágenes, sin imaginación y sin la sensibilidad necesaria para que que en su interior se desencadenen las asociaciones de ideas y sentimientos, no creará nada" (1971)



AQUÍ TIENES TODOS LOS ARTÍCULOS DEDICADOS A TÀPIES EN ESTE BLOG


sábado, 28 de julio de 2012

SAN VICENTE DE LA BARQUERA: PLAYAS, RÍAS, MARISMAS Y PATRIMONIO


Desde hace tiempo tenía previsto dedicarle un post a San Vicente de la Barquera, uno de mis lugares favoritos de Cantabria, pero la amistad ha hecho el milagro  y ya me lo encuentro hecho, con unas espléndidas fotos  y unas explicaciones que para mi las quisiera.

A todo ello no hay nada que añadir, y sólo dar las gracias a JV al que quiero añadir mi pequeña contribución, la Iglesia gótica de Santa María de los Ángeles


viernes, 27 de julio de 2012

LA OTRA CASA.




      Había llegado a las nueve, como todos los días, y tras un breve desayuno, de pie, en la cocina, había empezado las tareas diarias.
Tenía el bebé a su lado, mientras comenzaba a cocinar. Los dos mayores corrían de aquí para allá, y a veces venían con llantos de pequeñas querellas sobre tal o cual cosa. Ella les atendía entre cebollas a medio cortar, repartiendo una justicia doméstica que, tras algunas protestas, volvía a restaurar la paz. Luego, regresaba a los pucheros.

Aquel día haría cocido. Mientras rebuscaba en la nevera, el bebé se había vuelto a poner a llorar.
- Tiene otra vez fiebre – se dijo tocándole la frente.
Dejó la cocina y llamó al médico.
- Vuelva a darle la medicación y, si puede, mañana mismo lo vuelve a traer – le dijo el doctor.
Colgó y llamó a los chicos. Les encargó que fueran a la farmacia y, entretanto volvían, estuvo meciendo al niño sobre el pecho. Estaba ardiendo.
Tras la pastilla, diluida en leche, el bebé se fue quedando poco a poco dormido. Le dejó en su cuna y miró el reloj. Eran ya los doce, y siguió a toda prisa con el cocido intentando no hacer demasiado ruido para no despertarle.
Sacó la carne en el congelador, le añadió las verduras y los garbanzos. Metió todo en la olla y fue arreglando la mesa, sorteando a sus hijos que jugaban a indios y vaqueros por medio del pasillo.
A la una y media ya tenía todo preparado; en el caldo comenzaban a hervir los fideos como señales de humo en el lejano horizonte. Fue entonces cuando llamaron a la puerta.
- Hola, cariño – le dijo el hombre al entrar.
Hubo un beso de circunstancias y el hombre se fue a la habitación para cambiarse.
- La comida ya está – dijo ella tras la puerta, y esquivando los tiros y las flechas del pasillo, llevó la sopa al salón -. ¡A comer todos! – gritó suavemente.
Los niños llegaron corriendo y vestidos de pieles pálidas se sentaron. El mayor llevaba unas plumas en la cabeza que se quitó rápidamente al ver entrar en la habitación a su padre.
- Buenos días, papá – dijeron los dos al unísono, y empezaron a comer todos.
Ya con los garbanzos en los platos, ella le contó lo del bebé.
- Mañana le volveré a llevar – le dijo, y él asintió sin palabras mientras en la televisión comenzaba el telediario.

- Me voy a echar un rato – dijo él tras el café.
- ¿Te despierto a alguna hora?
- Ya me pongo yo el despertador.
Y con él en la habitación y los niños entretenidos sobre la alfombra con un juego de construcción, la casa volvió a quedar en silencio. Ella cogió la labor y, mirando la telenovela, fue dejando pasar el tiempo con tristeza. De vez en cuando el bebé se movía en la cuna y tosía.
A las tres sonó el despertador en el dormitorio. Se oyeron toses cansadas, el lavabo y
- Luego te veo – le dijo el marido desde la puerta.
Ella guardó entonces la labor y recogió la mesa. Los ruidos de los platos despertaron al bebé que empezó a llorar débilmente.
Con él en brazos fue llevando las cosas a la cocina, lavó los platos y los devolvió a sus sitios. Luego fue a la habitación e hizo la cama revuelta por la siesta de su marido.
Los niños, cansados de todo, comenzaban a deambular por la casa sin rumbo, incordiándole mientras recogía las flechas perdidas y una pistola de plástico plateada. Metió también en su caja el juego de construcciones, hizo un hatillo con las ropas del bebé y secó y guardó los platos y la olla.
Luego volvió a diluir una pastilla en la leche y se la dio al bebé que volvía a congestionarse y no quería tomar el biberón. Tuvo que arrullarle para conseguirlo y aún así no consiguió que se tomara todo.
Sin embargo no había más tiempo. Dio una vuelta rápida por la casa comprobando que estaba todo en orden, cogió a los chicos y miró por última vez el reloj.
Ya eran las seis y, cargada de niños y tristeza, salió por la puerta. Bajó la escalera y en el portal se la encontró.
- Buenas tardes – le dijo.
- Buenas – le contestó la mujer que ni siquiera la dedicó ni una mirada, entretenido en el contenido del buzón. Luego subió la escalera y ella se le quedó mirando.
Cuando le perdió de vista, contó sus pasos sobre los peldaños e imaginó el momento en el que llegaba a la misma puerta que ella acaba de cerrar. Escuchó entonces la llave, cuatro vueltas, el suave crujir de los goznes y volverse a cerrar con un ruido de melancolñia.

Cuando todo quedó en silencio volvió a coger a los niños y salió del portal que no volvería a abrir hasta la mañana siguiente, cuando fueran las nueve de la mañana y su vida prestada comenzara de nuevo.


jueves, 26 de julio de 2012

PAISAJE AZUL de Alexandru C. Arghira. Las Esculturas del Parque Juan Carlos I.















Mitad jardín, mitad escultura, es ésta una de mis obras favoritas del Parque Juan Carlos I en Madrid.
Situado junto al estanque norte es obra de Alexandru C. Arghira.









Como puede verse se trata una especie de singular jardín de césped sobre ruinas de ladrillo, todo ello aislado por una geométrica ría de agua.
Visualmente, llaman la atención varios aspectos.
Por una parte su juego de ondulaciones continuas que tapiza el césped, dando un perfil muy variado según nos movamos en torno suyo, pues estas colinas u olas de césped se interponen unas a otras, creando una compleja topografía en un espacio tan reducido. 

¿Es acaso lo que ha querido plasmar el artista: un paisaje de ensueño - o pesadilla - compuesto por decenas de pliegues que nos muestra las fuerzas naturales a una escala diminuta y tapizadas  (suavizadas) por el césped? Yo a veces he utilizado esta escena para ilustrar los plegamientos en clase.


Por otra, los materiales que se combinan son tres. El césped que le otorga continuidad con el paisaje (aunque aislado por la racionalidad de la agua), el ladrillo de obra (que aporta la humanidad o el tiempo, dado su estado) y el yeso pintado de azul del corredor central.

Estos dos últimos materiales juegan en contradicción con lo dicho anteriormente. Esa naturaleza en bruto de la que hablábamos, resulta ahora fruto del hombre. O mejor dicho, de los esfuerzos del hombre que la Naturaleza (y el tiempo), hacen vanos y terminan por destrozar.
A uno le puede dar por pensar que la escultura es una ruina. Una casa (con sus propias ventanas ya cegadas, con su escalinata) derrumbada por los años y lentamente retornada a lo natural. ¿Son inútiles nuestros esfuerzos? ¿Todo tiende a la nada?


Pero la tensión se vuelve mayor al encontrarnos que, en uno de sus tercios, la escultura se encuentra brutal y racionalmente cortada por un estrecho pasillo al que se accede por unas escaleras y pintada por un profundo azul.

Con ella se rompe la suavidad ondulante de las formas, se trunca el triunfo de la erosión natural con unas estancias perfectamente conservadas. ¿Hay entonces esperanza? ¿O es una nueva intervención sobre lo ya arruinado?
El azul rompe con brusquedad el tranquilo constraste de texturas, de cromatismo (rojo-verde), ideológico, del césped y el ladrillo.

miércoles, 25 de julio de 2012

EL PATIO DE LOS NARANJOS DE LA PRIORAL DE SANTA MARÍA. CARMONA

Uno de los escasos restos de la Qarmona islámica (junto a la ya comentada Puerta de Sevilla), se encuentra oculta en su casco histórico, muy cerca del Museo de la ciudad.

Se trata del patio de acceso a la Prioral de Santa María, templo gótico del XV que reutilizó los restos de una antigua mezquita (emiral-taifa: IX-XI).


En concreto este patio (XI) pertenecería al shan o patio de abluciones y conserva toda una crujía de arcos de herradura sobre fustes monolíticos.

La mayoría de estos debieron ser reutilizados, y gracias a ellos aún conservamos un curioso calendario litúrgico visigodo.

La estrechez del patio, la sombra amable y olorosa de los naranjos y la amabilidad de sus guardeses lo hacen una opción muy aconsejable de visitar en esta bella ciudad.



martes, 24 de julio de 2012

EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA EN GERRI LA SAL


A la ribera del Noguera Pallaresa, junto a un bellísimo puente medieval, el conjunto amurallado de Gerri y unas salinas de las que ya nos ocupamos en otro lugar, se levantan los restos de este magnífico monasterio, fundado ya en tiempos visigodos y reedificado bajo el amparo de Cluny.


Creado por el obispado de la Seu de Urgell y patrocinado por los condes locales su poder fue creciendo entre el XI y el XIV, gracias a las donaciones, especialmente las que le permitieron controlar las salinas, gran fuente de ingresos.

.
En la actualidad sólo queda en pie la espléndida basílica del románico pleno.
De planta basilical y tres naves se corona con un triple ábside, con un pórtico algo más posterior en los pies.

Su construcción es un tanto ruda y sumamente espaciosa, con poderosos pilares con columnas adosadas que sostienen una bóveda de cañón en la nave central y una (ya arcaica) bóveda de cuarto de cañón) en las laterales, recordando modelos antiguos típicos de la zona catalana.



También dentro de la tradición local está la articulación con columnas y arcos ciegos del interior del ábside (como ya vimos en Sant Jaume de Frontayá, Pere de Galligans, Porqueres o la Seu de Urgel).

El pórtico de los pies mantiene una toscas bóvedas de arista que (como pasa en las cubiertas superiores) utiliza un aparejo mucho menos cuidado y más ligero (aunque muy probablemente estuviera enlucido en origen).

Sus muestras escultóricas actuales son bastantes escasas y se relacionarían con los talleres de la Seo.



lunes, 23 de julio de 2012

LOS ESGRAFIADOS DE PICASSO EN EL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE BARCELONA


Justo enfrente a la catedral de Barcelona, Picasso quiso regalar una obra a la ciudad que le vio nacer como artista y diseñó los bocetos para la parte superior de la fachada del Colegio de Arquitectos.

Aprovechó para ello la gran banda de cemento que remataba el piso bajo, realizando una serie de escenas alusivas tanto a la ciudad (como los gigantes y cabezudos o los castellet de la parte frontal) como a su particular universo.

Recordemos que nos encontramos ya en 1960 y Picasso, tras haber creado y devorado todos sus anteriores estilos, ha comenzado a pintar como Picasso, un puro juego de líneas y movimientos en donde se entremezclan recursos cubistas, el pasado de un mediterráneo mítico comenzado en la Suite Vollard, el dibujo infantil que ya podríamos ver en Guernica y que se irá profundizando con el contacto con sus numerosos hijos, la experimentación con nuevos materiales (desde la cerámica iniciada en Vallauris a la chapa recortada), la herencia de líneas ondulantes y joie de vivre de su enemigo-admirado Matisse que al morir "le había dejado sus pinceles"...

Todo esto podemos ver en estas obras que se adecúan perfectamente al material y la ubicación, creando profundos surcos en el cemento rugoso que juegan con las luces del Mediterráneo. Por otra parte, el dibujo, sintético en grado sumo permite la lectura de las imágenes desde una visión apresurada, y a veces lejana, del paseante.



 De todas las cualidades de la obra yo me quedo con la alegría de un  trazo que parece espontáneo y que solo se alcanza tras lograr la maestría absoluta.

Un línea, en especial las curvas, ante la que me quedo sin palabras



El conjunto, bajo los bocetos de Picasso, fue realizado materialmente por Carl Nesjar, 1960

                                      PICASSO EN NUESTROS BLOGS

domingo, 22 de julio de 2012

PASEOS POR MADRID. EL PASEO DE RECOLETOS



Desde Cibeles a Colón el Paseo del Prado cambia de nombre y se denomina de Recoletos (por un convento de recoletos descalzos que existiera en donde hoy se alza la Biblioteca Nacional): un pequeño trayecto en el gran eje de la Castellana habitualmente poco conocido por los turistas y que guarda joyas sumamente interesantes.


UN MAPA PARA ORIENTARSE
(busca los "pinchos" rosas)


Si comenzamos desde Cibeles (el entorno ya lo comentamos en los recorridos anteriores con los que se puede conectar, tanto hacia el Paseo del Prado como hacia la calle de Alcalá) podemos subir por la acera de la izquierda para encontrarnos un nuevo espacio cultural, el patrocinado por Mafre, con excelentes exposiciones. (Aquí tenéis su enlace)

Pasemos ahora al bulevar central para encontrarnos con una obra sumamente discreta pero a mi gusto muy interesante: la reforma urbanísticadel eje Prado-Recoletos que inició el arquitecto portugués Siza (el reformador del Chiado tras su incencio) aunque parece ser que se encuentra en la actualidad interrumpido.
A primera vista parece que nada ha cambiado pero hay toda una exquisitez en el mobiliario urbano y sobre todo en los pavimentos, en donde las texturas juegan con el paseante.

Subiendo por la paseo central nos encontraremos varias terrazas, una de ellas la perteneciente al Café Gijón, uno de nuestros cafés históricos en donde se establecieron las tertulias de escritores más famosas del país (Manuel Vicent dejó testimonio de ellas en su libro homólogo o, al parecer, Cela se inspiró en este mismo café para su colmena).

Nuestro paseo terminará en la Plaza de Colón, en donde el monumento decimonónico ha vuelto al centro.
Si recorremos la plaza siguiendo el sentido de las agujas del reloj encontraremos una de las obras de Botero, su famosa Venus que juega irónicamente con todos nuestros prejuicios sobre la belleza.

Vigilándola, las famosas torres de Colón, construidas por  Antonio Lamela por medio de una estructura suspendida (se realizaron dos grandes pilares unidos en la parte alta del que penden los pisos). Posteriormente la parte superior fue reformada con lo que se conoce como el Enchufe, una terrible estructura de color verde que pese a los años no ha podido ser asimilada por la ciudad.
En el lado contrario, encontraremos un nuevo centro cultural (especialmente dedicado a exposiciones y teatro), el nuevamente bautizado Centro Fernando Fernán Gómez.
Sobre él se desarrolla una amplia plaza que ocupa Monumento al Descubrimiento de América, realizado por Joaquín Vaquero Turcios. Grandes monolitos de hormigón con relieves e inscripciones. Junto a ella ondea la bandera de España más grande del mundo.

Por último se encuentra el gran edificio historicista que incluye dos de las grandes referencias culturales de la ciudad. Con frente hacia Recoletos se encuentra la Biblioteca Nacional (os pongo aquí su página web).

En el lado contrario se encuentra el Museo Arqueológico, desde ya hace casi dos años en un amplio proceso de remodelación, tan necesario para uno de los mejores museos de España