lunes, 4 de febrero de 2013

EL CLAUSTRO DEL CONVENTO DE SANTA MARÍA DE LAS DUEÑAS (SALAMANCA)



 Entre los muchos edificios monumentales de la bella ciudad de Salamanca, merece especial atención el Convento de Santa María, conocido por las Dueñas, en particular su claustro, situado en un entorno monumental incomparable junto al convento de San Esteban.

El convento fundado por Doña Juana Rodríguez de Maldonado en 1.419 como beaterio para el retiro de señoras nobles, toma de ahí su nombre de Las Dueñas. Desde sus orígenes fue habitado por religiosas dominicas.
 En sus orígenes fue un palacio mudéjar del que quedan algunos restos (arco de  herradura  apuntado en azulejos negros y verdes) en la galería superior del claustro.

En el siglo XV se construyó el conjunto (templo y claustro) sobre lo edificado con anterioridad.

El claustro construido en 1.533 centra toda la atención a quien lo visita, magnífica obra de estilo plateresco, relacionado con el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón y su entorno.
 La construcción es de planta pentagonal irregular con dos pisos y se resuelve con un lado menor de dos arcos, el resto con seis o siete arcos.
 El cuerpo inferior presenta arcos escarzanos sobre columnas de fuste liso y medallones con cabezas clásicas en las enjutas, la parte superior es adintelada sobre columnas, con capiteles y zapatas bellamente decoradas con grutescos, dragones, arpías y un repertorio clásico fantástico de origen italiano, cabe destacar el friso superior con medallones, decoración floral y escudos.
 Al pasear por sus galerías nos envuelve el silencio, las luces contrastadas, los matices de la piedra salmantina, las vistas alejadas de la catedral, todo ello  transmite sensaciones muy especiales.

 El conjunto fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1.921.
.
Juan Aranda Espinosa (texto e imágenes)
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario