jueves, 14 de febrero de 2013

IGLESIA ROMÁNICA DEL SALVADOR. SEPÚLVEDA


Ya desde la distancia es visible, coronando la loma en la que se construyó Sepúlveda, anunciando el carácter de frontera que tuvo la villa en la Edad Media.
La iglesia, iniciada a finales del XI, se continuó hasta bien entrado el XII, (aunque existe gran discusión sobre sus fechas) siendo la más antigua de las construcciones de la villa que marcaría gran parte de su futuras edificaciones.

De planta longitudinal sin brazos tiene en la torre su elemento más antiguo, aún separada del cuerpo central (prueba de su arcaísmo que muchas veces se ha emparentado con San Isidoro de León). Campanario y torre defensiva destaca por su espléndida colección de marcas de cantería


Destaca también su espléndido pórtico lateral tan típico de esta extremadura castellana y del que ya nos ocupamos con mayor profundidad aquí, y su magnífico y rotundo ábside



En cuanto a sus esculturas, toscas en su talla pero de gran viveza, aún conservamos capiteles, bastante deteriorados, una magnífica colección de canecillos




























El interior es de una sola nave de una pureza constructiva inolvidable en donde el arco de medio punto es la clave de la construcción (en los fajones, en los arcos ciegos de las paredes que sirven para desplazar las presiones hacia los contrafuertes, en los magníficos arcos abocinados...).
Los capiteles internos son sumamente simples (una prueba de la antigüedad de la construcción) de talla a bisel poco profunda y con curiosas formas geométricas que se enrollan sobre sí mismas, acaso significando el infinito, la eternidad, desde fórmulas ya presentes en el mundo celta.


2 comentarios: