martes, 16 de abril de 2013

EL ALMACÉN DE LOS FÚCARES. ALMAGRO


Como ya explicábamos cuando nos referíamos a la plaza Mayor, esta villa de Almagro conoció una de las relaciones económicas más intensas de nuestra Edad Moderna: las relaciones entre el emperador Carlos V y su principal banquero, Fugger (castellanizado como Fúcar) que obtuvo el control de las minas de Almadén por los créditos concedidos al emperador.

De esta época se remonta el almacén en donde se guardaba el mercurio o el grano y servía también como lugar de oficinas, ahora llamado Almacén de los Fúcares.

El enorme caserón se muestra sobrio en su exterior mientras que en el interior encontramos un delicado patio en ladrillo con columnas toscanas de mármol que crea un bello rincón renacentista (XVI).

En él (ahora convertido en Universidad Popular) se ha recreado un despacho de la época, sumamente evocador.

Sirve también como museo que, a través de paneles, nos informa de estas relaciones comerciales y sus consecuencias, como los famosos bordados de Almagro, muy posiblemente importados (en sus técnicas) desde Flandes en el siglo XVI.























No hay comentarios:

Publicar un comentario