martes, 9 de abril de 2013

LA BOCCA DELLA VERITÁ


En el atrio de Santa María in Cosmedin, muy cerca del teatro Marcello, se encuentra una de las atracciones turísticas más conocidas de Roma.
Frente a ella, una interminable fila de turistas esperan pacientemente cola para meter su mano en la boca, esperando que ésta no se cierre al encontrarle mentiras.
La leyenda se remonta posiblemente a la Edad Media y se basa en ciertos hechos que la tradición ha conservado más o menos deformados (en uno de ellos aparece el propio Juliano el Apóstata al que el diablo que habita en su interior le había retenido su mano durante unos minutos; en otro una emperatriz adúltera que se reconvierte en una simple esposa en otras leyendas que aseguró, mientras metía la mano en su boca, que ningún hombre la había abrazado menos su marido y el oportuno caballero que la había recogido del suelo en un también oportuno desmayo que había tenido unos minutos antes).
Fuera de leyendas, este descomunal relieve (con ojos, nariz y boca abiertos) bien pudo ser el frontal de una fuente (ninfeo), el suelo de un impluvium de un atrio (que recogía el agua de lluvia para dirigirla a un depósito subterráneo, como podéis ver aquí) o, incluso, la tapa de una alcantarilla que se comunicaría con la Cloaca máxima (podéis ver más cosas del sistema de alcantarillado aquí)


1 comentario: