miércoles, 22 de mayo de 2013

CRISTO Y EL ALMA CRISTIANA. VELÁZQUEZ



La obra es sumamente singular en la obra del autor tanto por iconografía como por temática (Velázquez no abundó demasiado en lo religioso) como por su intenso dramatismo.
Su iconografía une la tradicional flagelación (a la que se han eliminado los tradicionales sayones) con la presencia de un ángel que acompaña a la personificación del alma (un niño), unidos por un leve rayo que surge desde su oído
La iconografía podría derivar directamente de su suegro y maestro Pacheco, que seguiría (como en tantas ocasiones) las visiones de Santa Brígida. Así el martirio no se expresa directamente sino a través de sus instrumentos (azotes en primer plano) y consecuencias, y es expuesto como objeto de meditación ante el alma (y el propio espectador).
Justi lo relacionó con una iconografía habitual en la España contarreformista, la de Cristo recogiendo sus vestiduras, imagen de contemplación de las miserias humanas de la Pasión que incidirían en la humildad como forma de comportamiento

Aureliano de Beruete (y más tarde Justi) plantearon la hipótesis de una pintura de devoción particular. Beruete habla de la muerte de su hija Ignacia, mientras que Justi piensa en un encargo externo, tal vez de un monasterio
Por la época en la que se encuentra pintado (tras su segundo viaje a Italia, muy cercano a su famoso Cristo) a menudo se ha pensado en el monasterio de las Benedictinas de San Plácido.
Sin poder asegurar este supuesto sí parece muy probable que su destino fuera una clausura en donde se utilizaría con funciones contemplativas, siguiendo las ideas de San Ignacio de Loyola o Santa Teresa de Jesús , como ya hicieran Roelas, Pacheco, Zurbarán, Murillo… De aquí su sentimentalismo, muy poco habitual en el maestro.

Respecto a lo puramente estilístico parece obra de su segundo periodo en la Corte, tras su primer viaje a Italia. Parece evidente las influencias del clasicismo boloñés, especialmente en las figuras del ángel y el alma y, acaso, en el Cristo, aunque en éste último se han querido ver influencias de Miguel Ángel, Rafael o, incluso, la gran imaginería religiosa hispana.
La obra con excelentes fragmentos pictóricos (como el alma, el escorzo de Cristo y su sensación de movimiento en suspenso o la perspectiva baja en donde son protagonistas los instrumentos de martirio) carece, sin embargo, de una buena composición, que se muestra bastante poco armonizada
Para saber más

No hay comentarios:

Publicar un comentario