martes, 4 de junio de 2013

POR LA JUDERÍA DE ÚBEDA (2) EL DESCUBRIMIENTO DE UNA SINAGOGA


La Sinagoga del Agua, abierta desde 2010, resulta uno de los descubriientos más importantes de las últimas décadas de nuestro pasado sefardí.
Descubierta en las obras de acondicionamiento de una obra anterior su propiedad es particular aunque con posibilidad de visita pública.
Accedemos a través de una vivienda particular para llegar al patio sobre pilares decorados con palmetas.
En uno de sus extremos se encuentra (con un buen arco ojival) la entrada a la sinagoga.

Ésta, de tres naves y apoyados en arcos apuntados muy bajos (casi recuerdan el mundo del Ampordán), se conserva aún el hueco para la Tora y un segundo piso, matroneum, dedicado a las mujeres.


Pero las sorpresas no acaban aquí, y aún nos espera la pieza estrella.
Bajemos por una escalera excavada en la roca viva y recorramos un pequeño túnel que nos conducirá al Mikvé o baño ritual, una arquitectura emparentada con los baptisterios medievales con piscina de inmersión que mantiene un nivel de agua constante y renovado, tal y como exige el rito.


Aún podremos observar un almacén (con tinajas originales) y una cocina


Realmente la visita es apasionante y entraña numerosos interrogantes aún, 
pues la sinagoga no se encuentra en la judería tradicional (de la que ya hablamos aquí), que se rehizo tras la entrada cristiana, sino en pleno barrio mudéjar (a pocos pasos del Museo Arqueológico- Casa Mudéjar), el centro de la Úbeda medieval.

Por lo demás, es verdaderamente agradable encontrarse con empresarios como don Fernando Crespo que, frente al simple lucro, tienen la suficiente sensibilidad para conservar y hacer visible nuestro pasado. Todo un ejemplo a seguir.
Por ello, cuando visitéis la ciudad no os perdáis este rincón. Los precios son muy accesibles, la visita es guiada (muy bien guiada), y de seguro que saldréis fascinados.
Os dejo el enlace a su página para consultar horarios y poder saber mucho más de ella



No hay comentarios:

Publicar un comentario