jueves, 25 de julio de 2013

LA CASA DE LOS PICOS. SEGOVIA


En la subida hacia la plaza mayor y la catedral se encuentra este magnífico ejemplo de arquitectura civil renacentista.
Fechado a finales del XVI y principios del XVI, sus elementos clasicistas han ganado volumen sobre el anterior plateresco, como puede verse en molduras o en el magnífico arco de medio punto de la entrada.

Sin embargo, hay un elemento que aún lo ancla a la tradición anterior, sus famosos picos o puntas de diamante que algunos autores relacionan con el renacimiento genovés.

Realizados en granito y ocupando toda la fachada rompen con el ideal de muro desnudo, sobrio, en donde destaquen los principales elementos arquitectónicos, algo tan típico del purismo.
Frente a ello, las formas geométricas tienen una importante función, la de jugar con la luz (especialmente rasante) que transforma por completo la arquitectura según la hora del día, proyectando luces y sombras de una forma que nos recordaría a su posible modelo (la casa de las Conchas) pero se integrarían también perfectamente en el espíritu de racionalismo radical de un Juan de Herrera.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada