domingo, 18 de agosto de 2013

LA SIGUËNZA NEOCLÁSICA (1) EL BARRIO DE SAN ROQUE

A finales del siglo XVIII el obispo Don Juan Díaz de la Guerra emprende una nueva ampliación de la ciudad hacia el norte, integrando definitivamente la Catedral en el centro de la villa.

Su planteamiento urbanísticos (calles en cuadrícula, con edificios de igual altura y formas arquitectónicas ya muy depuradas, con escasa decoración que enmascare la geomertía y los volúmenes puros) se encuentra en ese punto indeciso que separa nuestro barroco del neoclasicismo, muy semejante a la creación del pueblo del Nuevo Baztán que ya vimos en este blog.

La vía principal de esta ampliación será la calle San Roque que, al cruzarse con la subida a la catedral, genera la famosa plaza de las cuatro esquinas, totalmente regularizada y de amplio desarrollo para la época.

En el barrio se realizará una nueva actuación por parte del obispo, la creación del callejón de Infantes que conecta el barrio con la trasera de la catedral, abriendo un gran arco en la antigua muralla.























1 comentario: