sábado, 28 de septiembre de 2013

CÓRDOBA, CAPITAL DEL ESPÍRITU


Un libro impar, posiblemente interesante sólo para una minoría, pero verdaderamente excelente.
Su autor, Robert Garaudy, hace una visión conjunta de la filosofía en Al Andalus que se sale de la tesis habitual, su exclusiva filiación aristotélica.
Por el contrario, propone una larga tradición (que arrancaría desde Prisciliano y el arrianismo y adopcionismo) que irían más allá del dualismo aristotélico o la ortodoxia malakí para recuperar a Platón y los presocráticos, incluir la ciencia o la poesía y florecer en la mística y el amor sagrado (Ibn Arabí) que se extenderá fuera de sus fronteras (desde Raimundo Llulio a la poesía trovadoresca o la Divina Comedia de Dante).
Sobre este hilo se enhebrarán Ibn Hazm, Ibn Gabirol, Averroes, Maimónides o el propio Ibn Arabí.
Para cerrar el volumen se hacen una apretadas (pero completas) relaciones literarias y científicas que florecieron en Al Andalus hasta la llegada de los almorávides y que lo convirtieron en una potencia cultural y económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario