domingo, 29 de septiembre de 2013

UNA RUTA DESDE SANTILLANA DEL MAR A SAN VICENTE DE LA BARQUERA


Particularmente es ésta la zona más bella de toda Cantabria: paisaje suavemente humanizado en tonos verdes, prehistoria, románico, playas de azul radiante, Gaudí, fascinantes mareas son alguno de sus atractivos.

Comenzamos nuestra ruta sobre Santillana del Mar, dominándola desde la entrada de la Neocueva.

Gracias a ella podemos redescubrir los secretos de Altamira (con una recreación muy convincente y un gran y divertido museo anejo). Si vais a visitarlo tal vez os vendría bien leer estos artículos para comprender mejor el arte prehistórico.
Después descenderemos suavemente para llegar a este pueblo medieval, excesivamente lleno de turistas y que está muriendo de éxito.


Hace tiempo que desaparecieron sus calles silenciosas, la paz de los rincones. Sin embargo su arquitectura sigue ofreciendo una visita a sus casas de grandes balconadas floridas y, sobre todo, a la espectacular colegiata románica, con uno de los claustros más fascinantes del país.




Tomaremos nuevamente el coche para acercarnos hacia Comillas.

Por el camino el paisaje es de una belleza íntima, casi perfecta tanto en el interior (aquí puedes ver más fotos) ondulado como en la costa (Si queréis un baño, os aconsejo Liaña, de la que ya hablamos aquí).

Comillas, dominada por la Universidad y una potente y rancia burguesía es una ciudad casi de sueño, irreal, bellamente decadente. El Palacio de Sobrellano, la Universidad o el Capricho de Gaudí son alguna de las visitas que se pueden realizar en la villa.



Volvemos a tomar el coche para llegar a nuestro destino. La Naturaleza aún es capaz de dar un punto más de belleza cuando cruzamos el Parque Natural de Oyambre, con su ría y sus playas vírgenes.

Tras ellas aparece San Vicente, a la que ya le dedicamos un post. Fin de nuestro recorrido y un lugar ideal para comer buen pescado en cualquiera de sus bares y restaurantes.


2 comentarios:

  1. Hola! Comparto completamente esa opinión acerca de Santillana del Mar, creo que en los últimos años ha perdido parte de esa magia que la hizo especial... Aún así sigue siendo un lugar precioso que merece la pena visitar, pero quizá son nuestras recomendaciones las que han hecho que se haya convertido en lo que es hoy...
    Me ha gustado mucho tu blog!

    ResponderEliminar