domingo, 10 de noviembre de 2013

EL VALLE DEL TAJUÑA. Paseo a media hora de Madrid para sentir la primavera o el otoño


Tomado la autopista de Valencia, en menos de media hora nos encontraremos con un espacio de una belleza serena, perfecto para el paseo relajado, una buena comida o, incluso, un relajante balneario.

BUSCA LA LÍNEA VERDE, MARCADA CON BICICLETAS

Ver Este de Madrid. Loeches, Torres, Santorcaz en un mapa más grande




Bastante desconocido, como es casi todo el sureste, lo podemos recorrer en coche o, en su totalidad, en bicicleta, aprovechando la vía verde que se construyó sobre el antiguo tren que la conectaba con Arganda y que iba lleno de remolacha en el siglo XIX (puedes saber más de él aquí)

El valle en calizas y yesos se muestra bastante abierto en su inicio (Tielmes) quedando como testigo del pasado una red de cuevas prehistóricas en sus cortados.

Lentamente se irá cerrando y creará una bella imagen: el otoño o la primavera plena en el fondo junto a una tierra árida, tomada por los escasos pies de encina y la garriga en sus laderas, cada vez más abruptas.


 Será entonces cuando lleguemos a la altura de Carabaña, de interesante patrimonio, con los restos neomudéjares de la central eléctrica (ahora interesante restaurante). 

Tomado un breve camino de tierra podremos descubrir el escondido balneario en lo que fue el emporio de las antaño famosas Aguas de Carabaña.


El camino seguirá cerrándose para pasar por Orusco y terminar en Ambite (con palacio del siglo XVII).

El río bañará entonces huertas con una tecnología que aún conserva sus raíces musulmanas.

 Y entonces el otoño o la primavera reventará de forma inesperada a tan poca distancia de la capital.



No hay comentarios:

Publicar un comentario