miércoles, 25 de diciembre de 2013

IGLESIA DE SANTA CRUZ EN BAEZA


El viajero se sorprenderá al encontrar románico en un ámbito meridional, un románico que es a la vez retardatario (posiblemente recogiendo modelos rurales del ámbito soriano) e innovador (vinculado con ciertas ideas cistercienses).
Cuando Alfonso VIII, tras la victoria de las Navas de Tolosa, entra en la ciudad, la necesidad de templos es apremiante, y posiblemente con obreros sacados de sus propias tropas, inicia la construcción de templos en el siglo XIII.

La mayoría, y en especial éste de Santa Cruz, se trata edificios de tres naves de clara volumetría en donde se mezcla el sillar con la mampostería.
En su portada ya encontramos la sencillez cisterciense (traída por el propio rey) de arcos simples, decoración vegetal, el habitual tejaroz sobre la portada con ménsulas animalísticas y la aparición del típico óculo central. Este modelo será el germen para las iglesias fernandinas de Córdoba y alfonsinas de Sevilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario