jueves, 31 de enero de 2013

EL GRAN PALACIO BARROCO DE SAN TELMO. SEVILLA



Escuela de mareantes cuando el puerto de Sevilla ya estaba encenagándose, edificio del XVII del que lo más relevante es su gran portada del XVIII, corte alternativa decimonónica con los Montpensier, Seminario y, en la actualidad, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía.


 El Palacio de San Telmo, a las orillas del Guadalquivir, es un portentoso edificio de larguísima historia que cierra el gran ciclo barroco de la capital hispalense con una portada verdaderamente excepcional 


 Su estructura (un cuadrado de largos lados con torres esquineras) sigue una larga tradición que ya podemos ver en el Escorial (Herrera) o el Palacio del Buen Retiro o la Cárcel de Corte (Gómez de Mora). 
De la misma manera, su contrapunto de severos muros de ladrillos con módulo repetido frente a la fachada, pétrea y sobredecorada, es un rasgo que se potencia aún más en el siglo XVIII (sólo bastaría recordar las obras de Rivera en Madrid, como el Cuartel del Conde Duque o el Hospicio). 
El color albero de algunos detalles es el enlace clásico con la arquitectura de la ciudad



 Su gran fachada que centra uno de los lados largos fue diseñada por Leonardo Figueroa, aunque luego modificada (en sus motivos y horror vacui) por su hijo y nieto, ayudados por el gran imaginero (también nieto de Pedro Roldán), Duque Cornejo, que la convirtieron en un canto del cisne del barroco (y en ocasiones ya cercana al rococó).
En ella podemos observar una clara influencia de las fachadas de las iglesias barrocas, con un sutil movimiento de lo más pesado a lo más ligero según ascendemos en ella.
de la misma manera es constante el recurso a rehundir las superficies (cajeados de las pilastras, decoración carnosa...) para crear efectos de claroscuro, sumamente potentes en una ciudad con una luz tan potente como Sevilla.


En la parte baja nos encontramos una puerta con orejones (aunque un tanto disimulados por la decoración de boceles mixtilíneos. En su centro, como ménsula de la balconada, el Océano sustenta una plataforma en donde se coloca una serie de atlantes con ciertos aires indios (recordad, Escuela de Mareantes)


A ambos lados, seis columnas que progresan hacia el espectador (al modo de los retablos churrigurescos que rompen el plano y crean una invitación-protección sobre la puerta). Curiosamente, su decoración, aunque muy carnosa, remite a modelos de grutescos renacentistas como los que existen en el cercano ayuntamiento.



En el segundo piso, y flanqueando el balcón (el gran símbolo del poder desde la instauración de los Borbones en España, siendo casi inexistente en los Austrias, valedores de la idea de Rey Oculto),  doce figuras femeninas: las alegorías de las Ciencias y las Artes (un pequeño guiño preilustrado)

En el tercer piso, y enmarcado por un vano abierto, la figura de San Telmo (patrón de los marineros) al que protegen dos símbolos de la monarquía y Sevilla (ambos reyes tuvieron corte en ella): San Fernando y Felipe V



.
.

miércoles, 30 de enero de 2013

LAS ESCUELAS MENORES DE SALAMANCA. Del último gótico al barroco


En una de las esquinas de la plaza de la fachada de la Universidad de Salamanca se encuentra uno de mis rincones favoritos de la ciudad: las Escuelas Menores.

Se les denominaba así pues era el lugar de estudios para alcanzar el bachiller (estudios menores), imprescindible para acceder a la Universidad.

Su estructura es un patio de elegantes e inconfundibles arcos mixtilíneos típicos de la arquitectura civil del último gótico (como pueden observarse en la Casa de las Conchas).

Estos apean en pilares con basa y capitel  flamígeros moldurados.


Sobre esta estructura de principios del XV (gótico final) el espacio fue sufriendo una serie de reformas en los siguientes siglos.
La primera de ellas fue la portada a la plaza, plateresca de mitad del XVI e íntimamente relacionada con la fachada de la Universidad en sus motivos heráldicos, mitras y grutescos.

Una nueva reforma sucedió en el XVIII tras los efectos que produjo el terremoto de Lisboa en la ciudad. Quiñones, el mismo remozador de la Clerecía realizó una hermosa balaustrada con numerosos motivos animalísticos (¿acaso recordando los que podría tener su primitiva crestería como era normal en el último gótico y en el plateresco?)





En sus dependencias, además de salas de exposiciones, se ha colocado el famoso cielo de Salamnca de Gállego

martes, 29 de enero de 2013

LA ESTACIÓN DE DELICIAS EN ZARAGOZA. Triángulos de luz y sombra


Proyectada por los arquitectos Carlos Ferrater, José María Valero y Félix Arranz, nos encontramos con una arquitectura blanca, con varios elementos sumamente interesantes.
El primero de ellos es la pureza se sus superficies (realizados en un pulcro hormigón blanco) y volúmenes, que en su fachada se escalonan con formas suspendidas en esquina, creando un ritmo poderoso pero claro, sin estridencias.

Por otra parte, me gusta su combinación de colores y huecos de luz que tanto en el exterior como en el interior generan ritmos horizontales, alegres y mesurados, alejados de cualquier tipo de exhibicionismo.

 Pero con todo me quedo con su cubierta, resuelta a través de grandes arcos superiores (que dan el contrapunto de curva a su estructura ortogonal). 

Gracias a ellos el techo queda libre de tensiones, pudiéndose resolver en formas triangulares, traslúcidas y opacas; un verdadero éxito visual que dota de luz, elimina pesantez a la estructura y propone toda una visión geométrica (con un cierto punto lúdico) del conjunto, singularizándola para crear una fuerte imagen pregnante



























lunes, 28 de enero de 2013

EL MONASTERIO DE SANTA CLARA Y EL ORIGEN MUSULMAN DE MURCIA (1) EL PALACIO DEL REY LOBO


Al norte de la ciudad, más allá de sus murallas, bien pronto se creó un arrabal (Arrixaca) de tipo residencial. Posiblemente el origen del mismo fuera el palacio que Ibn Mardanish (el Rey Lobo) creó en él.
Se trataba, como el palacio de Monteagudo, de una almunia de descanso.
Los restos que nos quedan dentro del Monasterio de Santa Clara son muy escaso, pues  Ibn Hud reedificará la zona para crear un nuevo palacio que podéis ver aquí.
En concreto se trata de una excavación de lo que sería un patio de crucero con dos cauces de agua que marcan una cruz. 

En su centro se edificaría una kuba de reposo que podría tener sus orígenes en otras califales (Medina Zahara) o taifas (Palacio de Galiana).
.

Esta estructura se repetiría en el originario Generalife, en su patio de la alberca (aunque en la actualidad el kiosko central ha desaparecido, perdiendo así gran parte de su sentido íntimo por una visión longitudinal). De la misma forma estos andenes en cruz se repetirán en el Patio de los Leones.


TODOS NUESTROS POST SOBRE MURCIA Y SU PROVINCIA

domingo, 27 de enero de 2013

ORTIGIA. EL ALMA DE SIRACUSA. SICILIA


Acaso aún más bella que la propia Palermo, el viajero que la conozca no podrá evitar sucumbir a sus encantos.

Fundada por griegos (o tal vez fenicios) en torno al siglo VIII a. C. como punto avanzado que protegiera sus dos grandes puertos naturales. Su estructura es la de una gran península rocosa unida a tierra firme por unos pequeños puentes.
De este pasado antiguo aún quedan restos majestuosos, como las ruinas del templo de Apolo, casi nada más cruzar el puente.

También podemos encontrar un lugar casi mítico de la antigüedad, la Fuente Aretusa, colmada de los típicos papiros que hicieron famoso el lugar. Un rincón en donde transcurrieron los amores entre la Ninfa Aretusa y el dios del río Alfeo.


Sin embargo, el plato fuerte será encontrarnos un templo griego perfectamente conservado ¡dentro de su duomo! (AQUÍ PODÉIS VER UNA RUTA POR LOS TEMPLOS GRIEGOS DE LA ISLA)


Al exterior nos muestra su fachada barroca. Una más del maravilloso catálogo que forma esta piazza en forma de lágrima.

Enfrente encontraréis el Palazzo de Benevento
Y al fondo la iglesia de Santa Lucía, la patrona de la ciudad que cada diciembre sale a sus calles (su magnífica escultura de plata) entre ruido de pólvora y música.
En la misma iglesia se encuentra uno de los últimos cuadros de Caravaggio, recientemente restaurado: El Martirio de Santa Lucía.
Pero los encantos de Ortigia no terminan aquí, y el viajero no podrá marcharse de ella sin pasearla sin rumbo, perdiéndose por sus callejuelas enmarañadas que, sin aviso previo, nos conducirán al mar.


En ella descubriremos esa dualidad meridional de un pasado glorioso (no os perdáis la exuberancia de sus balconadas) y una actualidad mucho más popular en donde lo sublime y lo terrible se dan la mano en un contraste fascinante que os dejará embrujados tanto en el día como en la noche.





sábado, 26 de enero de 2013

LA ALHAMBRA: ICONOGRAFÍA, FORMAS Y VALORES



Junto a los estudios de Puertas Vílchez a los que ya nos referimos en otra ocasión, este libro de Oleg Grabar (uno de los grandes especialistas de arte islámico) es verdaderamente fundamental para el estudioso y el viajero que quiera comprender con profundidad las esencias de la Alhambra
El estudio se encuentra dividido en tres grandes capítulos.
En el primero de ellos (el marco arqueológico) se detallan las distintas construcciones de la Alhambra y el Generalife, una perfecta guía para el que la visite, mucho más completa y acertada de la que nos puede dar cualquier guía turística.
El segundo capítulo (funciones y significados) se ocupa de la iconografía palaciega en el Islam, estudiando el origen y desarrollo de las distintas fórmulas empleadas en el edificio y revelándonos la importancias de las inscripciones, como ya hablamos aquí, para el conocimiento de las distintas funciones de los espacios.

                                                                  
En el tercer capítulo (Formas y valores) se estudian las fórmulas decorativas del arte nazarí, explicando sus principios de creación e interpretación.

La lectura de los tres apartados es una de las mejores formas de preparación de una visita a la Alhambra que nos permite degustarla más allá de lo inmediato.




























viernes, 25 de enero de 2013

jueves, 24 de enero de 2013

EL CONVENTO DE SANTA ISABEL EN TOLEDO (1)


Uno de los tesoros poco conocidos de Toledo es el magnífico convento de Santa Isabel que visitaremos en una seie de post, pues tiene múltiples caras.
Fundado en 1477 por una dama toledana emparentada por los Reyes Católicos, Doña María Suárez. Para su creación el propio Fernando cedió una serie de palacios mudéjares a los que se anexionó la iglesia de San Antolín.
Entrando a la clausura podemos encontrarnos, además de un bonito museo, un patio mudéjar verdaderamente espectacular: el llamado de la enfermería. De origen mudéjar fue redecorado en el XIV.

El patio sigue los típicos esquemas toledanos: cuadrangular, con pozo para acceder al aljibe y pilares ochavados, con galería superior.

Son especialmente interesantes sus arcos con yeserías, de magistral elaboración.








Interesante son los escasos restos de maderas decoradas a lazo de uno de sus rincones