miércoles, 1 de enero de 2014

SUBIRACH. Al otro lado del mundo


En el Museo de Arte contemporáneo al aire libre de Madrid, casi arrinconada contra unas terrezas, se encuentra esta magnífica obra de Subirach.
Realizada en 1971, pertenece a su segunda etapa, la de las penetraciones y tensiones, en las que la figura humana no aparece y se juegan con conceptos físicos y matemáticos.

En esencia es, una vez más, una escultura de concepto: el movimiento de una gran bola que traspasa la pared de hormigón para salir al lado contrario. Una idea que simplemente está expuesta y que el espectador debe "hacer funcionar" en su mente, como si fuera un ready made sumamente físico.

Compositivamente, la creación de la diagonal que generan las bolas sobre la pared nos obliga a este movimiento de ascensión (y penetración), aumentado por el uso de los volúmenes en decrecimiento que terminan en una pura memoria, el exquisito relieve rehundido, cuando la bola ha entrado o se encuentra en la lado contrario.
Como gran parte de sus esculturas es sumamente importancia el trabajo de texturas

No hay comentarios:

Publicar un comentario