domingo, 16 de marzo de 2014

LA ALZIRA ISLÁMICA. VALENCIA ANDALUSÍ


Alzira fue, junto a Játiva, Denia o la capital (Balansiya), una de las grandes ciudades andalusíes valencianas.
Iniciada como una simple alquería dedicada a la agricultura gracias a las aguas del Júcar (Suquar), pronto comenzó a crecer en torno al río al que le debía tanto su riqueza (gracias a los sistemas de irrigación que introdujeron los musulmanes que hemos analizado ampliamente aquí) como sus desgracias (las sucesivas inundaciones debidas a sus crecidas, generadas por la gota fría).

Para hacernos una idea de la potencia de las mismas, habría que recordar que su nombre proviene de Al-Yazirat Suquar ( "La Isla del Xúquer"), un pequeño promontorio rodeado de marismas y albuferas.

Si eso no fuera bastante, la muralla que en los últimos años se está redescubriendo se encuentra en el subsuelo (sus más de 10 metros de altura!!).

Probablemente su origen se encuentre en el siglo IX, aunque serían una y otra vez restauradas hasta encontrarnos la actual mezcla de estilos y técnicas (mortero antiguo de tiempos califales y taifas, tapial almohade...).

Curiosamente, la muralla sirvió tanto para defenderse de los enemigos (entre ellos de las incursiones del Cid o de Alfonso el Batallador) como del propio río, siendo la primera defensa ante sus avenidas.
Entre las zonas descubiertas, quizás la más espectacular sea la excavada a cielo abierto (pues otras se han dejado de forma subterránea) junto a Júcar, en el llamado parque de Arabia Saudí.

Junto al río, protegía el puente de la Calzada o de San Gregorio (de remotísimo origen pues por esta zona transcurría la gran calzada romana del levante: la Vía Augusta, que las comunicaba con Algemesí y Alberic) y lo ponían en conexión con la Fortaleza Castellet de Sant Pere y a la población.

En la zona se encontraba una mezquita (reconvertida después en iglesia de la orden del temple, derruida en pleno siglo XX) de la que sólo nos queda una triste señalización.

El vecino más ilustre de Alzira (a caballo entre el periodo taifa y la invasión almorávide) fue el gran poeta Ibm Yayafa, el amante de los jardines, del que ya nos ocupamos en un post de Biombo histórico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario