lunes, 7 de abril de 2014

EL BAPTISTERIO DE SAN GIOVANNI. FLORENCIA (1). La arquitectura


Comenzado en el siglo XII sobre los cimientos de un edificio romano (tal vez el Pretorio) significa el verdadero despegue de la ciudad medieval, que empezaba a tejer su red comercial y bancaria que la convertiría en una de las potencias europeas.

Su estructura se basa en las formas paleocristianas exentas y de planta centralizada (recordando los bautismos por inmersión), aunque con uno de los lados sobresaliente en el que se incorpora un altar, funcionando como presbiterio.
Tanto al interior como al exterior, el baptisterio nos recuerda el carácter conservador del románico de la Italia central (de la misma forma que San Miniato), que acude más a lo tardo romano que al verdadero románico que se está gestando en los territorios del norte de Italia, más influidos por el Sacro Imperio Germánico (Verona)



Por ello encontraremos la columna (exenta o adosada), el pilar o pilastra de capitel clásico y el arco de medio punto (el módulo básico del arte romano) como la fórmula constructiva


Compárese con las fotos superiores para ver la influencia romana en este románico italiano

La decoración se realiza con mármoles de Prato que cubren los grandes muros ciegos con formas reticulares o simulando arquerías (frente al rayado de cebra de las repúblicas rivales: Pisa o Siena).

Ya en el siglo XIII se realizaría la tribuna alta, mucho más luminosa como corresponde a los nuevos tiempos góticos, rematándolo todo una estructura de madera a varias aguas que servirá como base para los espléndidos mosaicos


No hay comentarios:

Publicar un comentario