sábado, 17 de mayo de 2014

TEXTOS GEOGRÁFICOS ANDALUSÍES SOBRE LA DENIA MUSULMANA





 Ya hablábamos en otra ocasión de la Denia islámica (Daniya). Hoy os ofrecemos algunos textos sobre ella

Denia es una bonita villa marítima, con un arrabal bien poblado. Está ceñida por fuertes murallas y estas murallas del lado de oriente han sido prolongadas hasta el mar, con mucho arte e inteligencia. La villa está protegida por un castillo fuerte. Está la villa rodeada de campos cultivados de viñedos y plantaciones de higueras. Muchos barcos acuden allí y hay también arsenales donde se construyen. De allí parten navíos que van a las regiones más lejanas, y de allí sale también la escuadra en tiempo de guerra.
Al mediodía de esta villa hay una montaña redonda, desde cuya cima se ven los montes de Ibiza sobre el mar. Esta montaña se llama Qawun (Mongó).

Al Idrisi


De Játiva al castillo de Bairén (Bayran) hay dieciocho millas, de Bairén al castillo de Orba (Urba) hay doce millas, de Orba a Denia hay doce millas.
A Denia (desde el castillo de Cullera) hay cuarenta millas, al Peñón de Ifach (Yabal Kalb) hay ocho millas, a la ciudad de Alicante hay cuarenta y dos millas, de Alicante al Cabo de Santa Pola (Taraf al-Nazur) hay diez millas...
En Denia hay un gran castillo llamado Qasr al-Hubur, que no tiene parangón. La ciudad posee también muchos árboles; sus montes se caracterizan por los naranjos y los algarrobos excelentes, que van goteando su néctar. Luego, también en la costa y a poniente, siguen las ciudades de Alicante y Cartagena.

Al Zuhri (XII)



Dāniya 
«Es una ciudad de al-Andalus dependiente de Valencia. Está situada a la orilla del mar, por el Este tiene un puerto maravilloso llamado al-Summān. Posee excelentes tierras de cultivo y alquerías. Abundan en ella los higos, las uvas y las almendras.
Era la residencia del rey Abū-l-Hasan Muyāhid al-Āmirī. Sus habitantes son los mejores lectores coránicos y el propio rey era su mecenas.
De ella es el más destacado de los maestros en la lectura coránica, Abū Amr b. Sa´īd al Dānī, autor de obras acerca de los siete métodos de la lectura del Corán.
Alī ´Abd al-Gānī al-Husarī recitó los versos siguientes en memoria de sus hijos:
«Me resigno ante la voluntad de Dios
que me arrebató en Denia mi única fortuna:
dos trozos de mis entrañas.»

Según YĀQŪT (siglos XII-XIII)






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada