lunes, 9 de junio de 2014

EBORARIA TAIFA. CAJA TAIFA DE LA CATEDRAL DE PALENCIA


La eboraria que hemos visto en tiempos califales (Bote de Zamora) se mantendrá en los posteriores reinos taifas, destacando especialmente en esta tarea los talleres conquenses  pertenecientes a la taifa de Toledo.
Un ejemplo exquisito de estas realizaciones es la arqueta de la Catedral de Palencia, realizada en tiempos de Al Mamum.
Sobre un alma de madera se colocan las placas de marfil en donde se alternan los típicos atauriques (mucho más clásicos que islámicos, con sus palmetas centrales) y formas zoomorfas (animales afrontados de origen persa y que aparecen de forma recurrente en los textiles, leones, palomas, grifos como los que también se realizaban en bronce...)

Algunos de estos temas (como los leones que devoran gacelas) parecen inspirados en las formas califales del tiempo de Almanzor (como la pilas de abluciones) y su forma remite a temas sumamente antiguos en donde el león se convierte en el signo del soberano que se impone a través de la fuerza, su ejército).

A eso se añaden la habitual epigrafía que los convierte en objetos parlantes y un trabajo de esmaltes ¿posterior? en los herrajes.
Como muchos de estos marfiles serán reutilizados en tiempos cristianos volviéndonos a señalar la fascinación que sintieron ante la cultura andalusí, verdadero paradigma de civilización durante gran parte de la Edad Media peninsular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario