miércoles, 4 de junio de 2014

EL GIRALDILLO. UNIÓN DE CULTURAS GIRANDO AL VIENTO SOBRE SEVILLA


Sobre la Giralda de Sevilla, un monumento que es la síntesis entre lo musulmán y lo renacentista cristiano, se colocó una gigantesca veleta llamada popularmente Giraldillo.

Desde 1997, el original fue sustituido por una copia y en la actualidad se exhibe junto a una de las puertas de la catedral para asombro de visitantes.
Una curiosa escultura que ya llamó la atención de Cervantes.
Aunque represente oficialmente a la Fe o el triunfo de la iglesia, se trata de una iconografía típicamente pagana, al modo de Atenea o Minerva, diosas de la sabiduría o la guerra, respectivamente, convenientemente cristianizado con su cruz.
Es esta una fórmula típicamente renacentista de unir lo grecolatino y lo cristiano, llamada conciliatto (como los retratos ecuestres)
Su autoría no está establecida por completo, y tanto se habla de Luis de Vargas como Bautista Vázquez.

Lo cierto es que está claramente vinculada con el Renacimiento tardío (Manierismo) de los discípulos de Miguel Ángel que irrumpió en Sevilla a mediados del XVI tanto en pintura (Roelas) como escultura (Francisco Ocampo, Jerónimo Hernández, Marcos Cabrera, Vázquez el Viejo...)
Muchos de estos escultores proceden de Castilla y pudieron aprender estas manieras de Juni o Berruguete (ambos viajeros a la Italia Renacentista).
También debió de ser importante la llegada de grabados italianos al puerto de Sevilla (con una gran colonia italiana).
Lo cierto es que las formas son claramente manieristas, con un alargamiento de canon y un gusto por las posiciones inestables pero profundamente elegantes, como ya vimos aquí en el Mercurio de Giambolonia (fijaros la suave curva que genera todo el perfil izquierdo o el juego de diagonales de los brazos que se contrapesa con escudo y palma y sirve también para darle el punto de equilibrio perfecto para que gire libremente en función del viento).



La anatomía está representada de forma voluptuosa, con amplias caderas y un uso exquisito de los paños mojados que se pegan al cuerpo y lo desnudan, que habría que relacionarlos con el estilo de Bronzino y sus seguidores.

3 comentarios:

  1. El Giraldillo se sustituyó por una copia durante el tiempo que estuvo en el IAPH para su restauración. Una vez terminada ésta, se volvió a subir a la Giralda y la copia se colocó delante de la Puerta del Príncipe de la catedral.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información. Espero llegar a visitar éstos lares pronto.

    ResponderEliminar