lunes, 7 de julio de 2014

DOMENICO VENEZIANO. LOS SANTOS JUAN BAUTISTA Y FRANCISCO


Con la eliminación del coro de Santa Croce (Vasari, 1566), se destruyó la capilla Cavalcanti, pintada al fresco por Domenico Veneziano.
Un pintor poco conocido (dada la escasez de sus obras) y con una vida repleta de leyendas (falsamente asesinado por Castagno, acusado a su vez de asesinato de un  pintor del norte al que le robó el secreto del óleo).
Lo cierto es que, con un estilo un tanto agrio (en sus colores) mezcló la expresividad goticista con las novedades renacentistas en cuanto a perspectiva y claroscuro, fue uno de los maestros de Piero della Francesca.


En este resto de los antiguos frescos vemos ambas características, la humanidad y una cierta tendencia al feismo según los modos góticos con la aplicación de las novedades plásticas de Quattrocento, como su uso del claroscuro para buscar los volúmenes y sus exquisiteces perspectívicas, como su nicho pintado o ese pie que sobresale del marco, idea que ya había explorado Andrea del Castagno en su galería de hombres ilustres

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario