martes, 5 de agosto de 2014

EL SONY CENTER. BERLÍN


El Sony center ocupa una parte de importante de  Potsdamer Platz , uno de los lugares más simbólicos de la franja de la muerte por donde pasaba el Muro de Berlín .
Su reconstrucción tenía, por tanto, una fuerte carga simbólica que, en opinión personal, deja bien claro el nuevo mundo que se ha forjado tras el fin de la Guerra Fría.
Entre los numerosos edificios que ocupan la zona (un verdadero catálogo de arquitectura contemporánea que iremos revisando en próximos post), destaca especialmente esta plaza pública semicerrada.

Compuesta por un espacio triangular destaca especialmente por su gran cubierta de lona tensada diseñada por Helmut Janh, que se inspira en el Monte Fuji, símbolo japonés por excelencia que alude al patrocinador del espacio (Sony).

La cúpula se sustenta en los edificios colindantes, equilibrándose en un gran mástil suspendido del que surgen los tensores que conectan con aros. Sobre esta estructura se crea una cubierta de acero y vidrio que sirve para filtrar el aire y la ventilación.

En su interior se crea un espacio híbrido entre lo público y lo privado creado para el ocio (restauración, comercio, entretenimientos...) en un gran Centro Comercial, el gran paradigma de la nueva sociedad post guerra fría que ha dejado a la economía  el mando que antes tuvo la política (ya fuera democrática o totalitaria).

Es, además, un perfecto espacio posmoderno, lleno de reflejos, profundamente frívolo, cambiante durante las horas del día (o la noche, con su estudiada iluminación), en donde se prima el movimiento, lo inestable, el espectáculo, lo sensorial, lo lúdico y compulsivo... 

Todos valores que niegan la estabilidad y apuestan por una sociedad líquida (como la bautizó Bauman) que se readapta constantemente y su propia esencia es la de no tenerla




No hay comentarios:

Publicar un comentario