lunes, 4 de agosto de 2014

LA IGLESIA DE LAS CLARAS. MOLINA DE ARAGÓN


Es la mejor iglesia conservada de toda la población, realizada en el paso del románico al gótico y fuertemente influida por el arte cisterciense (tan habitual en la zona desde la creación de Santa María de Huertas, expandiéndose después a las tierras de Sigüenza).
Esta influencia ya podemos encontrarla en la magnífica portada abocinada en cuyas jambas una multitud de columnas se decoran con los tradicionales capiteles vegetales.

Sobre ellas se desarrollan las arquivoltas, una línea de imposta de canecillos (otra vez vegetales) que cierra este fragmento de arquitectura casi en estado puro.

Su ábside también adopta formas cistercienses, creándose una forma poligonal que sobresale nítidamente del cuerpo de la nave, sumamente corta (pues en gran parte se encuentra ocupada por el posterior convento para su clausura)


En su interior volvemos a encontrar ese triunfo de la arquitectura en sus haces de columnillas que se abren para recoger las primitivas bóvedas de crucería de ogiva que aún no enjarjan en ellos.

O el interior del ábside, aún cubierto por una bóveda de horno apuntada.
Como es visible en el tímpano, la iglesia tuvo una fuerte relación con los marqueses de Camarasa, a cuya casa llegó a pertenecer el castillo de la villa






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada