domingo, 10 de agosto de 2014

OLIVA (1). UN PASEO POR LA VILLA CONDAL


Desde la conquista cristiana por parte de Jaime I, la población de Oliva formó parte de distintos señoríos nobiliarios (los Centcelles, los Borja, Benavente u Osuna).
Durante estos cinco siglos se fue creando una villa condal amurallada (ante los ataques berberiscos) con interesantes monumentos, muy poco conocida por los visitantes de esta zona, volcada hacia el turismo de sol y playa.
En este primer paseo veremos rápidamente algunos lugares interesantes de esta zona (aunque existe una buena señalización turística en todo el recorrido, tanto para la orientación como para la información)

Iniciamos nuestro paseo en el portalet (una de las escasas puertas de la villa que aún se conservan) y dirigirnos hacia el magnífico museo arqueológico en donde podremos conocer lo que debió ser el gran palacio gótico-renacentista de los Centcelles, un foco humanista de la zona.
Siguiendo la calle de las moreras (por donde corre, ahora subterránea, la acequia Mare que bordeaban moreras para el cultivo del gusano de seda) encontraremos la parte trasera de la Iglesia Mayor, con unos curiosos contrafuertes realizados al modo del mudéjar aragonés.


De la iglesia, redefinida en el siglo XVIII,  destaca su espléndida cúpula de teja vidriada en azul.




En sus entornos podemos encontrar restos mudéjares y las casas de la calle de Tamarit, en origen renacentistas con reformas barrocas, ahora museo etnológico.




No hay comentarios:

Publicar un comentario