jueves, 23 de octubre de 2014

LOS CUATRO ESTILOS DE LA PINTURA ROMANA

De forma tradicional se ordena los estilos de la pintura del Imperio romano a través de cuatro estilos, en principio organizado según las muestras conservadas en Pompeya a la que se han ido añadiendo nuevos hallazgos

EL PRIMER ESTILO O DE INCRUSTACIONES  
(hasta el siglo I a.C.)
Imitan la decoración en mármol de origen helenístico, dividiendo la pared franjas horizontales.
 Dominan los colores amarillos y rojos.


EL SEGUNDO ESTILO 
(también conocido como arquitectónico o ilusionista)
.





















La Casa de Livia (Roma)


Caracterizada por espectaculares pinturas que "rompen" la pared, creando simulaciones arquitectónicas o paisajísticas en donde se utilizan todo tipo de recursos de perspectiva
.






TERCER ESTILO




Villa Farnesina. Roma


  Tambien llamado estilo egiptizante u ornamental (siglo I d.C.)
Inspirado en el arte egipcio y algunos de sus elementos.
Abundancia de motivos ornamentales como arquitecturas fantásticas (muy delgada frente a las del estilo anterior, puramente decorativas), guirnaldas y amorcillos (putti) que pasarán al Renacimiento con el nombre de grutescos o candelieri.


Decoración fina y lineal sobre fondos oscuros.
Las únicas escenas aparecen en pequeños cuadros en el centro de la pared con figuras dibujadas de forma lineal, de forma muy abocetada














CUARTO ESTILO






















                      Casa de los Vetii (Pompeya)

También llamado estilo fantástico o ilusionista (segunda mitad del siglo I, correspondiendo con  la época de Nerón (Domus Aurea, redescubierta en el Renacimiento).
Participa de las características de los estilos anteriores.
Líneas tenues, casi aéreas, que forman arquitecturas, paisajes y escenas mitológicas.
Se combinan el amarillo, rojo y negro con el azul celeste.
Se acentúan los fingimientos ópticos (perspectivas)
A estas pinturas se les da relieve por medio de estuco























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada