domingo, 26 de octubre de 2014

UNA CURIOSA GASOLINERA EN OLIVA


Cuántos habrás pasado por delante de ella, camino hacia la autopista o Gandía, e incluso repostado sin saber que se encuentra ante un monumento emblemático (al menos una parte de él, pues la sinuosa cafetería la hemos perdido).

Su autor, Juan de Haro Piñar, conjugó en ella la libertad compositiva que le permitía el uso del hormigon armado (a la manera de Félix Candela o Fisac) para crear un dinámico juego entre las cinco setas de los surtidores (que se apoyan en columnas invertidas) y los paraboides hiperbólicos de la zona de la oficina, creando un espacio dinámico en donde las formas juegan como si fuera un cuadro abstracto pasado a las tres dimensiones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada