martes, 11 de noviembre de 2014

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE LA DAMA OFERENTE. ARTE ÍBERO


 -Tema: religioso,  tiene una función apotropaica,  con carácter de exvoto, pues ofrece una ofrenda a los dioses.
- Tipología: la escultura es exenta o en bulto redondo, individual y no se encuentra en forma sedente como el por ejemplo El escriba, perteneciente a la arquitectura egipcia, sino que está de pie.
-Material: se trata de una obra tallada en piedra y en la que no se advierte el uso de postizos.
-Composición: a pesar de denotar cierto avance con respecto a la escultura egipcia, sigue mostrando caracteres comunes a la escultura griega arcaica como en El Moscóforo, que comparte con la presente obra el hieratismo y la frontalidad. Aunque la obra a comentar en concreto sigue conservando arcaísmos tales como la simetría, ojos almendrados, ningún atisbo de movimiento, sigue siendo una escultura de bloque cerrado y tendente a la geometrización, tal y como podemos observar en el cabello, los collares o los paños.
- Modelado: Hay pocos claroscuros, pero en donde más podemos apreciarlos es en los collares y paños, en los que a pesar de su simetría, se crea cierta ilusión de volumen.
-Color: esta escultura, a pesar de contemplarla monocroma, se sabe que en su origen debió estar policromada debido a los restos de color encontrados en los collares así como en los labios
-Figura: la figura no es realista, pues no pretende copiar la realidad como podemos observar en algunos rasgos anatómicos como los dedos (muy cilíndricos aún) o los cabellos. 
Podríamos hablar, por el contrario, de antinaturalismo, con un canon desproporcionado y una posición hierática y estática.

Comentario
Mencionadas todas estas características, podemos afirmar que nos encontramos ante una obra escultórica perteneciente al arte Íbero, el cual recibe influencias griegas, fenicias, así como del arte mesopotámico (a través de la cultura fenicia), lo cual se advierte en características como la frontalidad, el hieratismo, policromía, tendencia a la geometrización de la anatomía, así como la importancia de lo decorativo, como podemos comprobar en sus joyas.
 Los íberos, pertenecientes a la cultura hispánica y siendo una de las culturas más importantes de nuestra península, desarrolla su arte en la zona mediterránea, debido a  las influencias llegadas del comercio y de colonias como las griegas y fenicias, que luego penetrará hacia el interior de la península fundiéndose con el arte Celta y conformando la cultura celtíbera. Su época de mayor esplendor se produce hacia el  s. IV  a.C.
 Daban gran importancia a la arquitectura, así como a la escultura, por lo que es razonable que la presente obra se haya encontrado en un lugar tan significativo como lo es un santuario, y que se le atribuya un carácter  religioso pues lo que hace la escultura es dar una ofrenda hacia los dioses  por lo que se cree que tendría una función apotropaica.


Esta escultura, ha sido modelo inspirador de artes posteriores, como lo fue para Picasso quién la emplea en su famoso cuadro Las señoritas de Avignon, lo que podemos comprobar en zonas como los ojos, excesivamente almendrados, lo que confiere al cuadro un matiz de melancolía y las líneas en zigzag a modo de los paños de la Dama oferente, los cuales emplea para crear las siluetas de las mujeres. 
De la misma forma podemos ver como otras obras coetáneas, como La dama de Baza y La dama de Elche  (ambas de carácter funerario), con las que comparte características muy similares y junto a las cuales conforman el mejor ejemplo del arte Íbero.

Milagros Mastrapa 
(2º Bach. IES Los Olivos en Mejorada del Campo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada