miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA EBORARIA BIZANTINA


Ciertamente, la escultura fue una de las artes menos utilizada en Bizancio, especialmente en lo que se refiere al bulto redondo (acaso por el peligro de idolatría, siempre patente en esta cultura).
Sin embargo, el relieve en marfil tuvo una fructífera vida.
Usando tanto colmillos de elefantes indios como africanos, se practicó la eboraria con profusión, tanto para ensalzar el poder (tema aúlico, habitual en los dípticos consulares) como para representar escenas religiosas.

En ambos casos, la eboraria será un objeto de prestigio tanto particular como estatal, sirviendo sus objetos como forma de presente ante las embajadas extranjeras.
En su elaboración (planchas de marfil sobre alma de madera) se utilizó con profusión el trépano de origen clásico, utilizando la técnica de bisel que dejaba los fondos planos para resaltar sobre ellos las figuras que, en bajo relieve, sí tenían su propio bulto.

Entre los modelos más utilizados se encuentran los dípticos o trípticos, utilizados como pequeños altares portátiles e, incluso, como tapas de encuadernación de libros.
Díptico con Pantocrator y Virgen tipo Kiriotissa

Tríptico

Otro modelo serán las cajas decoradas.

Su dos momentos de esplendor será la Primera Edad de Oro (Justiniano y su famosa cátedra de Rávena) y el renacimiento Conmeno de la Segunda Edad de Oro.
Primera Edad de Oro



Segunda Edad de Oro

La facilidad de transporte y su prestigio como objeto de lujo hará que estos marfiles bizantinos sean el modelos para industrias europeas, tanto en el mundo cristiano como en el musulmán.

La corte de Bagdad sentirá predilección por esta técnica, y en el ámbito occidental, Al Andalus (visitada por embajadas bizantinas y con trabajadores especializados traídos en tiempos de Al Hakem...) creará sus propios talleres de eboraria en Medina Zahara (Bote de Zamora) y los posteriores reinos taifas (arqueta de la catedral de Palencia), sustituyendo la figuración cristiana por motivos islámicos (atauriques, lacerías...)





















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada