miércoles, 19 de noviembre de 2014

LAS CORONAS VOTIVAS VISIGODAS


Uno de los elementos decorativos y simbólicos más característicos del mundo visigodo son sus famosas coronas votivas.

Se trata de una nueva influencia bizantina (muy relacionada con los broches que ya analizamos aquí) que concebía estas coronas para ser colgadas en las zonas regias (o las iglesias y monasterios vinculados con el mundo real).



Responden al nuevo mundo creado a partir de Recaredo en donde, tras abjurar del arrianismo, poder político y religioso establecen fuertes relaciones cuya más evidente visualización serán los famosos Concilios de Toledo.

Su técnica se basa en grandes granates, perlas y zafiros engranados en alveolos huecos con engarces (cabujones), mientras que en las cruces utilizaban huecos que se adaptaban por medio del calor a piedras más planas o pasta vidriada.

Junto a estas piedras, las coronas desarrollan todo un trabajo en oro calado tanto en los espacios vacíos, cadenas, letras que cuelgan (como en la famosa corona de Recesvinto)...

Entre los conjuntos más interesantes se encuentran los de Guarraz o Torredonjimeno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada