domingo, 16 de noviembre de 2014

RINCONES DE MADRID. LA CASA DE GARCÍA LORCA (I)


Muchos habrán pasado decenas de veces por delante de esta curiosa casa pintada de verde, rodeada por los dos grandes edificios del Corte Inglés.
Quizás alguno conozca la gigantesca figura de Goya cercana o paseado por la cercana plaza de Felipe II de la que ya hablamos aquí.
Los más avezados en madrileñismo conocerán dos magníficos chaflanes contiguos, uno modernista, el otro expresionista, que también hemos visitado en alguna ocasión.

¿Pero sabéis que los tres últimos años de su vida (1933-1936), García Lorca vivió en esta misma casa, en el piso 7º con vistas a Narváez?
En ella escribió el Llanto por la muerte de Ignacio Mejías y remató la Casa de Bernarda Alba. 
Ya era un autor de éxito (especialmente teatral) y por aquí debieron pasar amigos (Machado, acaso Dalí o Buñuel, Margarita Xirgú) hasta que un día de julio (el 13), asustado ante el asesinato doble del Teniente Castillo y Calvo Sotelo (el verdadero pistoletazo de salida para la Guerra Civil), tomó un tren nocturno en busca de su muerte, la que le sucedería en el lugar que él creía más seguro, la casa de su amigo Luis Rosales

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario