viernes, 28 de noviembre de 2014

SAN JUAN DE BAÑOS. ARQUITECTURA VISIGODA



Se conoce la existencia (desde tiempos prerromanos) de una fuente de aguas medicinales.



Sobre este manantial, el rey Rescesvinto (curado de una litiasis renal por dichas aguas), consagra una iglesia aúlica.



Inscripción conmemorativa del rey Recesvinto.



Como todas las basílicas aúlicas visigodas se adornarían con coronas votivas

En un primer momento la planta (la puedes ver aquí,) se compone de un nártex, una zona basilical de tres naves y una triple cabecera con un presbiterio cuadrado central y dos salas a sus lados (¿Protesis y diaconicon a la manera de las basílicas paleocristianas?). Posteriormente en el gótico cambiaron estas capillas, uniéndolas al ábside.

Su alzado se realiza por medio de un aparejo de sillería a soga y tizón sin argamasa, con escasísimos vanos, realizados en arco de herradura abierto. 

Su acumulación de volúmenes escalonados es típica de la época y será básica para la futura arquitectura prerrománica y románica.

En el interior destacan sus columnas reutilizadas de capitel propio (un corintio sumamente esquematizado) y cimacio (herencia bizantina).





La decoración la encontramos en frisos de motivos geométricos y bellísimas celosías.


Cruz patada
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario