jueves, 4 de diciembre de 2014

ANÁLISIS Y COMENTARIO DEL MOSAICO DE JUSTINIANO





















ANÁLISIS:

Tema y Personajes: Es de tipo de religioso y político (propagandístico), pues la obra representa como Justiniano, el emperador de Constantinopla, y su séquito, en el que se encuentra Maximiliano, el obispo de Rávena, realizan la 'oblatio imperial', la cual era una costumbre en donde los emperadores hacían ofrendas a las iglesias más importantes de su imperio.

El soporte utilizado es la propia pared donde fue realizado el mosaico empleando las técnicas 'opus vermiculatum' para colocar los contornos y el 'opus tesselattum' para el relleno.

La composición es simétrica, la figura de Justiniano actúa como eje de simetría entre ambas partes, reflejando así la mayor importancia del emperador respecto a sus acompañantes. Son figuras estáticas y geométricas, ya que ello facilita la lectura y organización de la imagen a la vez que consideraban la geometría como una expresión del orden de la divinidad.

En esta obra la línea predomina sobre el color.

La luz no tiene ninguna importancia en esta pintura debido a la inexistencia de claroscuros en ella. Por ello los colores son planos, no transmiten volumen (figuras son bidimensionales).

El espacio no interesa prácticamente, su única función es indicar con ese fondo dorado que Dios está presente en la obra.
Posee una perspectiva jerarquizada ya que el centro de la obra refleja el punto de mayor importancia y, conforme se va abriendo a los lados, las figuras van careciendo de importancia. Esto también está reflejado por medio de los pies danzantes (también denominados pies en V), ya que las figuras de mayor "rango" pisan a las que tienen uno menor al suyo. Algunos elementos como el libro poseen la denominada perspectiva abatida, con la que un mismo objeto se ve a la vez desde dos puntos de vista diferentes..

Las figuras son totalmente antinaturalistas, deforman la realidad; el canon empleado es estilizado. Su posición es estática y su expresión hierática con la que transmiten el mundo espiritual. La isocefalia está muy presente en la obra, pero no todas las caras son iguales, como puede ser el caso de Justiniano, Maximiliano o el general Belisario.


COMENTARIO:

Esta obra pertenece al estilo del arte Bizantino, pues sus características son totalmente visibles en este mosaico, como puede ser el hieratismo, la isocefalia, frontalidad y estatismo, el fondo plano, sus figuras bidimensionales, la visible tendencia a la geometría, pies danzantes, así como su perspectiva abatida .

El ideal de belleza clásico se pierde debido a que con la llegada del cristianismo, y con ello el teocentrismo, ya no interesa plasmar el concepto de realidad y belleza, sino que lo importante ahora es el mensaje divino y su forma didáctica de contarlo.

La representación de Justiniano, el emperador del Imperio Bizantino, no hace más que indicar que fue una obra para representar su poder a lo largo de su extenso imperio. En este mosaico se representa la costumbre entre los emperadores denominada 'oblatio imperial', que consistía en realizar ofrendas a Dios, (es por ello que los personajes que portan objetos llevan en parte las manos veladas) en las iglesias más importantes de su territorio con el fin de manifestar su fe cristiana así como su poder ante sus fieles. 
Esta representación se encuentra en la iglesia de San Vital en Rávena, es por ello la presencia de Maximiliano y el conquistador de la ciudad, Belisario. Es sabido que Justiniano y su mujer Teodora (protagonista de un mosaico similar al de Justiniano en el mismo ábside de la iglesia de Rávena; están colocados uno enfrente del otro) nunca estuvieron en esa ciudad.
 

Justiniano es representado con un nimbo (aureola) encima de su cabeza, lo que indica que está considerado una divinidad. Que junto a él se halle el ejército y la iglesia, quiere representar que Justiniano poseía bajo su mando los poderes militar y religioso, lo cual se conoce como 'cesaropapismo', además en este mosaico porta una paterna de oro y viste una toga de color púrpura, el cual era un color que se le atribuía al poder.
 A parte de en la figura de Justiniano podemos encontrar simbología cristiana en uno de los soldados, el cual porta un escudo en el que está inscrito el crismón, que consiste en la inscripción de las dos primeras letras del nombre de Cristo en griego X y P (Χριστός), junto con las que se encuentran la alfa y la omega, en referencia a Dios, el cual es el principio y el fin de la existencia.

Este arte está influenciado por el mundo romano tardío (siglos IV y V) y el paleocristiano. Alejándonos más en el tiempo podemos indicar que recibe influencias de Egipto, puesto que es una forma similar de concebir el arte.
Como influencias posteriores a este arte, conforme a sus características podemos señalar el arte Románico


  Ismael García (2º de Bach)

.
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario