lunes, 29 de junio de 2015

EL SANTO VOLTO DE SAN SEPOLCRO


Como ya hablábamos en otra ocasión, este Cristo en Majestad (tanto en su estética como iconografía) deriva del Santo Volto de Lucca, destruido por el ansia de reliquias.
Posiblemente del siglo X (y por tanto muy cercano en el tiempo a su modelo), recoge la tradición bizantina del Cristo en Majestad, crucificado pero no muerto, representado así no como un mártir, sino como una verdadero pantocrator que nos mira y juzga.

Viste un colobium, larga vestidura utilizada por el clero bizantino, con los pies paralelos (el llamado Cristo de cuatro clavos que evita el patetismo y conserva mejor la simetría y el hieratismo).
Con sus pliegues paralelos y un profundo estatismo refleja a la perfección el orden inmutable del arte románico.

Desde este Santo Volto y de su modelo (el ya citado de Lucca), deriva el modelo que hará furor en la Cataluña medieval (como la famosa Majestad Batlo), posiblemente conocido a través de imágenes portadas por los soldados pisanos que ayudaron a Ramón Berenguer III en la conquista de Baleares, en 1114

Majestad Batló

(Frente a esta vía de entrada de la iconografía, el otro gran Cristo en Majestad hispano, el llamado de doña Sancha que ya analizamos aquí, también procederá de Bizancio pero, muy posiblemente a través de objetos eborarios, vía al Andalus)
Cristo de don Fernando y doña Sancha

No hay comentarios:

Publicar un comentario