martes, 23 de junio de 2015

LA COLEGIATA DE SANTA JULIANA. SANTILLANA DEL MAR (1), LA ARQUITECTURA


Cuentan las crónicas que un grupo de peregrinos trajo al reino de Asturias los restos de Santa Juliana en el siglo IX, santa martirizada por Diocleciano en las cercanías de Estambul.

En torno a ellos se creó un pequeño cenobio que irá creciendo hasta que Fernando I le termine por dar numerosos privilegios que le servirán para derruir las construcciones anteriores y crear la actual iglesia, luego convertida en monasterio y más tarde en colegiata.
Será en este momento cuando se construya la iglesia y el claustro (XII y XIII, respectivamente) siguiendo modelos del románico internacional llegados por el Camino (recuérdese que por aquí transita el Camino de la Costa).
El templo, con bastantes recuerdos de Frómista, consta de tres amplísimas (y alta) naves) sobre pilares compuestos y bóvedas de cañón y arista en las techumbres.

Al exterior se desarrolla un interesante ábside triple escalonado, con grandes ventanales abocinados.

Aneja a la iglesia se construyó el claustro del que aún se conservan tres pandas originales (la tercera es gótica) con una exuberante colección de escultura que se puede ver en este post.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario