miércoles, 12 de agosto de 2015

EL LABERINTO DE LUCCA


La imagen del laberinto fue habitual en la Edad Media como una forma de significar la vida como una suma de elecciones que nos podrían conducir a la salvación o al infierno.
En este caso se trata de un laberinto univiario, es decir, con un sólo camino que se va trenzando una y otra vez, teniéndolo que seguir el espectador para llegar a su centro espiritual.
En muchas ocasiones estos laberintos se encuentran en vías de peregrinación, lo que nos serviría para vincularlos con el Juego de la Oca, juego templario de significados esotéricos que ya analizamos aquí
Se trata de representar la vida y sus constantes cambios de dirección y fortuna de una forma global, enseñando al peregrino la necesidad de perseverar en su idea (la divinidad) en estos caminos retorcidos, siguiendo a la iglesia (en las teorías más ortodoxas) o a la propia voluntad de seguir andando pese a todo, guido por el instinto (en las más heterodoxas) como guía fiel ante tantas contrariedades.

Por cierto, estamos en Italia, no hay que olvidarlo, y aquí el peso de lo clásico siempre se encuentra (incluso en plena Edad media). Si no, leed el texto que existe bajo el laberinto

 "Éste es el laberinto que Dédalo el cretense construyó. Una vez dentro nadie puede salir vivo salvo Teseo, gracias al hilo de Ariadna"

Para saber más

No hay comentarios:

Publicar un comentario