miércoles, 16 de septiembre de 2015

LA BASÍLICA DE SAN AMBROSIO DE MILÁN


Tanto su creador (padre de la iglesia latina, maestro de San Agustín, gran orador y pensador que acabó con la herejía arriena en su territorio y consiguió la independencia de la iglesia frente al poder temporal de los emperadores, Teodosio) como su construcción son básicas para entender los inicios del románico.
La primitiva iglesia en la que sería enterrado el santo era una típica construcción basilical paleocristiana con tres naves divididas por columnas y ábside destacado en la central.


















Las reformas del siglo XI y XII cambiaron por completo su estructura.

La cabecera se hace triple y se sobre-eleva para color una cripta bajo ella.

En esta cripta se encuentran las reliquias de San Ambrosio y el emperador Teodosio. Un doble poder (espiritual y temporal por el que Ambrosio lucho gran parte de su vida, iniciando así verdaderamente la edad Media)

Las naves mantienen su estructura pero cambian su forma de abovedamiento. Para ello se refuerzan los pilares impares mientras que los pares multiplican las columnas para crear un núcleo mayor.

 Desde las columnas impares arrancan grandes fajones que dividen la zona central en bóvedas de crucería sumamente arcaicas, aún abombada (en realidad son bóvedas de ogivas, es decir, en donde los nervios no enjarjan en los plementos sino que se limitan a sujetar por debajo una de arista) que, en las naves laterales se convierten en una doble bóveda de arista.



Esta multiplicación de las cubiertas es visible en el alzado y enfatizada por la estructura de la tribuna que se sitúa en el segundo piso de la nave central

En el crucero se crea una bóveda de paños sobre trompas que será habitual desde entonces en la Lombardía (desde San Nazario a Santa maría delle Grazie de Bramante).

Al exterior este cimborrio se resuelve con una elegante banda de arcos que se inspira directamente en el mausoleo de San Lorenzo
En los pies se crea unos años después un cuatripórtico que recurre a modelos paleocristianos

En él se inserta la primera torre (muy anterior, una de las primeras que muestra la estructura de románico lombardo con lesenas (realizadas por medio de columnas) y arquillos lombardos)

La fachada de este pórtico es de doble altura, conectando los amplios vanos superiores con la tribuna interior.



.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada