viernes, 23 de octubre de 2015

Análisis y comentario del Doríforo. Policleto



Tema: La obra nos presenta la figura de un joven, que podría ser un héroe (tal vez Aquiles), el cual se muestra en una postura relajada pero con los músculos notablemente marcados. Su función es fundamentalmente estética, como era típico en la época griega, la de reflejar la belleza y la armonía debido al antropocentrismo, prescindiendo más de los dioses y dando mayor importancia al hombre, al contrario que en Egipto. Son esculturas para disfrutarlas en vida y no basándose en la muerte.

Tipología: Se trata de una figura exenta e individual.

Material: Aunque la imagen que estoy comentando es una talla en mármol (debido a que es una de las muchas copias romanas), la original debió ser en bronce, y debía de llevar como postizo una lanza.

Composición. Se trata de un bloque abierto que rompe con la ley de la frontalidad por medio del contraposto de cabeza-tronco, y brazos y piernas, en el que la carga en su pierna derecha y su brazo izquierdo se contrapesan con la falta de actividad y fuerza en su pierna izquierda y brazo derecho.
Su posición es estática y predominan las líneas verticales.


Modelado: Resulta un tanto plano, sobre todo en los músculos y en el pelo, ya que no cuenta con muchos claroscuros. Aunque ahora la escultura sea monócroma, en la época sería policromada, como era típico.

Figuras: La figura resulta idealizada y proporcionada, con un canon perfecto en el que la altura de la figura equivalen a siete cabezas de la misma, lo que era el ideal de belleza en la época por su proporción y armonía. 
Su posición es estática y, en cuanto a la expresión, es bastante hierática (tal vez podría ser por no perder armonía), aunque el pelo todavía pegado y poco definido es bastante arcaico.


COMENTARIO

El hecho de que la escultura esté desnuda (sin referencias religiosas), nos habla claramente del antropocentrismo que caracterizó a la época griega. También el interés por la belleza y armonía son típicos de la fase Clásica del arte del siglo V a.C., momento de crecimiento político y económico tras la victoria sobre los Persas en las Guerras Médicas y la apropiación del tesoro de Delos. Será el período regido por Pericles, con las obras de la Acrópolis y escultores como: Mirón, Fidias y Polícleto (el autor de la obra).

Esta fase supuso la culminación de los modelos egipcios del arcaísmo, tras los experimentos del período Severo (apertura del bloque, contraposto, mayor trabajo en los paños y anatomías...), aunque sigue insistiendo la belleza, la proporcionalidad y la armonía, utilizando matemáticas, las cuales han empleado para el canon (cabeza como medida).

La belleza se expresa en forma racional, conectando al hombre con el arte (típico del antropocentrismo) en donde el hombre es la medida de todas las cosas, al contrario que sucedía en Egipto, Mesopotamia... ; culturas teocéntricas, que tendían al colosalismo (arquitectura) o al hieratismo, frontalidad o tendencia a la geometría (escultura). De la misma manera se utilizará el mármol o el bronce como materiales bellos, para que sean los hombres y no los dioses, sean los espectadores y receptores de las obras, sin mensajes religiosos, simplemente estéticos.

En cuanto a la escultura (por Polícleto), el Doríforo está más modelado e insiste más en la proporcionalidad que por ejemplo el Discóbolo de Mirón, aunque los canones que emplea Polícleto son más ensanchados y menos refinados comparándolos con los de Fidias.

De todas formas, será un símbolo de lo clásico, por su ruptura de la frontalidad, bloque abierto, novedad del tema, composición más atrevida... la cual luego fue copiada numerosas veces, y fue imitada este tipo de escultura (Lisipo en su ApoxiomenosAugusto de la Prima Porta, en el Renacimiento (David de Miguel Ángel), Napoleón de Canova... 



Silvia López
2º Bach. IES Los Olivos en Mejorada del Campo

1 comentario:

  1. Gracias me ayudaste mucho en mi tarea y que buena información

    ResponderEliminar