viernes, 16 de octubre de 2015

Ánima Mundi 1

En aquel mundo las cosas carecían aún de verdadera sustancia y eran tan maleables que, por un sólo esfuerzo de imaginación, se podían convertir en una mesa o en un perro jadeante


Vicente Camarasa Domínguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario