miércoles, 14 de octubre de 2015

EL GRUPO DE SAN ILDEFONSO


Hemos repetido en varias ocasiones que la época de Augusto significó una ruptura con la plástica republicana para volver sus ojos hacia Grecia, creándose el llamado neoaticismo.
De él surgió la nueva imagen imperial (Augusto della Prima Porta, Ara Pacis, Livia...) que recreaba un nuevo clasicismo como una forma extrema de prestigio.
Esta corriente también produjo obras que, siguiendo la estela del helenismo en su corriente clasicista (como la famosa Venus de Milo que ya analizamos aquí), jugaban a unir referencias de la Antigüedad griega, a veces de forma un tanto chocante (aunque a nuestros ojos ahora nos parezcan normales, pues ya desde el Renacimiento nuestra cultura occidental se ha acostumbrado, casi educado, a estos pastiches múltiples).
Este Grupo de San Ildefonso (del que mostramos su copia en la Academia de Bellas Artes de San Fernando) es un perfecto ejemplo de esta fusión.

La figura de la izquierda rápidamente nos recordará a Praxíteles y su curva praxiteliana, pues en concreto se encuentra inspirada en el Apolo Sauróctono que ya vimos aquí.

Por el contrario, la de la derecha es una trasposición del Doríforo de Policleto, con su contraposto característico.
Policleto. Doríforo

Aún más, la pequeña figura del extremo derecho repite las principales características de las kore arcaicas griegas.
Koré de la Perdiz

Ya en tiempos posteriores a su primera talla se amplió la mezcla y se sustituyó la cabeza del joven de la izquierda por una reproducción de Antinoo, el ideal de belleza en tiempos de Adriano, como ya explicamos aquí.
Su autor debió ser Pasiteles de Nápoles.
Su interpretación aún es objeto de disputas. Tradicionalmente se les ha considerado como Cástor y Pólux, gemelos de Zeau con Leda que protagonizaron grandes hazañas, haciendo una ofrenda a la diosa Perséfone
Otros, siguiendo las ideas de Wincklemann, los conectan con Orestes y Pílates.



2 comentarios:

  1. Extraordinario reportaje. Creo que algún día, alguien, deberá hacer un estudio del por qué, en algunos momentos históricos de vuelta a un cierto totalitarismo político se recurre a un fundamentalismo estético clásico como forma de expresión artística.
    Saludos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar