martes, 13 de octubre de 2015

LA MAISON CARRÉE. NIMES


Es, con mucho, el mejor ejemplo de conservación de templo romano gracias a su utilización continuada a lo largo de la historia.
Edificado en el siglo I d C., posiblemente dedicado a los nietos del emperador Augusto (el famoso culto imperial, extendido por todas las provincias del imperio en tiempos de Octavio), responde al modelo habitual de foro con templo central y pórticos perimetrales.



Su estructura, como ya vimos en el Templo de la Fortuna Viril, responde al modelo de templo pseudoperíptico de entrada única sobre grandes escalinatas y columnas adosadas a la cella (frente a los perípteros griegos que podéis ver aquí)


Parte trasera de la cella, con columnas adosadas al muro


Entrada principal sobre escalinata

De orden corintio bellamente trabajado, su entrada se nos muestra hexástila (seis columnas) que sostienen un techo arquitrabado con casetones.

Capiteles corintios trepanados
.


Pronaos con techo casetonado

Su arquitectura (al contrario de lo que sucederá en el Panteón de Agripa) tiene fuertes valores escultóricos (prevista para ser vista desde el exterior, como ocurría en los modelos griegos), centrando visualmente el espacio y sirviendo (su interior) a ofrendas y ritos particulares.

En uno de sus costados, Foster realizó un eco posmoderno con su Museo de arte (Carré d'Art)


















Su influencia será visible en el neoclasicismo, siendo el modelo para la Madelaine de París




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada