jueves, 26 de noviembre de 2015

EL MAESTRO DE AGÜERO O DE SAN JUAN DE LA PEÑA


Última cena

El claustro de San Juan de la Peña (que ya vimos aquí) une el encanto paisajístico con la arquitectura y la escultura.
En los restos de sus capiteles existe una serie verdaderamente espectacular de relieves que se han adjudicado al llamado Maestro de Agüero que trabajó en toda esta zona aragonesa, llegando su influencia directa a las Cinco Villas.
Sueño de José

Su estilo es verdaderamente inconfundible, con figuras de canon corto, gran cabeza y ojos saltones, una talla sin excesivos detalles, mucho más interesada por la composición y las formas esenciales, a las que dota de un enorme poder, y una gran habilidad a la hora de conciliar imágenes complejas a marcos irregulares.

Hemos de situarlo en el siglo XII, pudiéndolo parangonar (en destreza y capacidad técnica) a otros grandes maestros del románico maduro como el de las Platerías, Juan de Piasca o el Maestro de Cabestany.
Anunciación

Sus posibles influencias son aún hoy debatidas, y mientras Yarza lo vinculaba a las miniaturas de los Beatos, Olaguer Feliu y otros lo ven más cercano (pero con una fuerte personalidad) a los talleres de Silos
Bodas de Canaa
.
Resurrección de Lázaro


.
.

2 comentarios:

  1. Excelente post.
    La escultura románica estuvo en estrecha relación con la arquitectura, insertándose en ella para la enseñanza, en general, de las escenas bíblicas, así se conseguía la compresión de la misma para aquellas personas laicas que no sabían leer.

    ResponderEliminar