martes, 8 de diciembre de 2015

LOS ACRÓBATAS. BOÍ


Si en un post anterior ya nos ocupábamos del Martirio de San Esteban, hoy queremos ver una curiosa pintura que se encuentra en esta misma iglesia de Boí.

Aunque técnicamente no resulta tan magistral como la anterior (Sureda la supone de un segundo maestro o de un discípulo del primero), sí lo es su temática, muy poco frecuente en la pintura (aunque mucho más normal en la escultura).

Nos referimos al famoso grupo de acróbatas: uno cabeza abajo, con una espada en la boca, otro que, subido en un podio, juega con cuchillos y bolas, otro tocando el salterio y un halconero (aunque éste último se encuentra separado del grupo, al que sólo se vincularía por su temática).


Sorprende, por tanto su inclusión en el ámbito de lo sagrado, por lo que Sureda opina que deberían tener una fuente (y significado) religiosa, poniéndolo en conexión con una imagen representada en la Biblia de Roda (de la que dependía todo el valle) correspondiente al Libro de Daniel, en la que unos juglares animan la inauguración de la gran estatua de oro erigida por Nabucodonosor



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada