martes, 1 de diciembre de 2015

SAN ABUNDIO DE COMO


Junto a las primeras edificaciones de San Ambrosio de Milán, la iglesia de San Abundio, junto al lago di Como, es una de las grandes manifestaciones del primer románico lombardo que tanta influencia tendrá en la zona mediterránea (desde la costa francesa a Cataluña).
Frente a las habituales iglesias pequeñas y horizontales, San Abundio se nos muestra de una majestuosidad y verticalidad que nos habla de las influencias otonianas en el origen de este románico lombardo.

También típico de esta influencia es su aparejo (pequeño pero regular) que supera el simple sillarejo utilizado en obras menores.
Su portada nos propone la típica estructura triangular que tan habitual será en Italia (San Ambrosio, San Zenón de Verona), aunque aquí sin enmascarar la estructura interna (en ella podemos ver perfectamente las cinco naves interiores y su volumetría)





















Esta idea de trasdosar los volúmenes hacia el exterior es también visible desde una visión lateral.























La estructura (con el muro que predomina nítidamente sobre los escasos y pequeños vanos) apenas si se articula con lesenas y arquillos lombardos en bandas horizontales frente a lo que será el románico más maduro
.

En cuanto a su desarrollo encontramos un profundo presbiterio (algo más tardío) y las características torres lombardas (aunque colocadas en la cabecera) que tanto podría derivar desde lo otoniano como de los experimentos de Cluny


En el interior volvemos a encontrar esa esencialidad arquitectónica

Cinco naves en disminución de altura y anchura, con grandes pilares cilíndricos para sustentar la central y columnas en las laterales, con unos capiteles escasamente decorados.






Como aún ocurría en el mundo paleocristiano, nos encontramos con una planta longitudinal sin transepto



De la misma manera,y a excepción (tardía) del presbiterio, se mantendrá la techumbre de madera y la tribuna a los pies (de origen carolingio)

Sin esculturas, su espacio es una verdadera abstracción tan sólo matizada por la escasa luz en donde las miradas nos llevan al gran altar en cuya parte trasera se encuentran las reliquias del santo























.
.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada