miércoles, 20 de enero de 2016

VERROCCHIO. RETRATO DE COSME DE MEDICIS


Verrocchio intentó ser el nuevo Donatello de la segunda mitad del XV, e igual que el florentino, su estilo se expandió en múltiples facetas que se adaptaran al gusto y necesidades de sus comitentes.
Así ya lo hemos visto trabajar en la grazia y la exquisitez cortesana en su amorcillo con delfín, potenciar la expresividad hasta grados límites en su condotiero Colleoni, multiplicar los puntos de vista, explorando las relaciones de escultura y arquitectura en su Duda de Santo Tomás, hablando de la fragilidad humana, de la desmitificación del mito donatelliano en su David...
En este caso nos encontramos con un retrato conmemorativo, relieve que remeda las medallas antiguas (con su estricto perfil), de una personalidad que ya era historia, la del origen de la dinastía Medici.
En este retrato all' antica, Verrocchio explora el mundo de Piero della Francesca que ya vimos aquí y sus retratos que son efigies sin sentimientos, más ideas que verdaderos individuos, pues como decíamos ya no eran presente, sino historia, casi como las imagenes maiorum del mundo etrusco-romano. 
Una imagen de la virtú, de la contención y la inteligencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada