sábado, 6 de febrero de 2016

DENTRO DE LA MENTE NEOLÍTICA. Lewis Willians


.
Hoy queremos dedicarle unas líneas a la segunda parte de su estudio centrado en las construcciones neolíticas.
Los autores siguen partiendo de la misma premisa: analizar las obras prehistóricas como formas derivadas de los estados hipnogógicos, ya naturales (el inicio del sueño), ya provocados (por sonidos rítmicos, sustancias estupefacientes, privaciones sensoriales, concentración y prácticas ascéticas).
De estas imágenes partirían, según los autores las ideas del Otro Mundo oportunamente codificadas y manipuladas por los chamanes.
Así, desde la espiral o el tectiforme típico de la pintura neolítica, a la idea del vórtice o descenso a las profundidades estarían conectadas a distintas fases de estos estados que conformarían toda una ideología de la muerte (los cráneos reconstruidos de Jericó), la vivienda (el curioso urbanismo de Catal Huyuck), los petroglifos o la arquitectura megalítica como una forma de santificar el espacio y unir dimensiones.
                                                       
Una lectura sumamente atrayente que nos puede aportar numerosas ideas sobre las que meditar y que, sin excluir a otras teorías, nos pueden acercar a nuevos significados culturales (creados desde lo neurológico) de estas construcciones.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada