martes, 22 de marzo de 2016

EUGENIO CAJÉS

.
Abrazo en la Puerta Dorada. Museo de las Bellas Artes de Madrid

Eugenio Caxes (Cajés) pertenece al grupo de artistas italianos o hijos de estos (como Bartolomé y Vicente Carducho) que acudieron al Escorial para la decoración del monasterio.
Gran parte de ellos se habían formado en la tradición tardomanierista y será en España (y acaso por el influjo de Navarrete el Mudo) en donde inicien su paso al naturalismo, usando una gama cada vez más parda y una luz más contrastada.
En la imagen superior podemos ver este proceso en donde coexisten rasgos manieristas (canon, algunos colores un tanto ácidos, espacio comprimido, ciertas poses exquisitas...) que van desapareciendo en favor de una mayor verdad en los rostros de los personajes, entonación más cálida y claroscuro

Éxtasis de San Francisco. Capilla del Obispo

Con el tiempo su pintura evoluciona (como la del resto de su generación, con el ejemplo máximo de Ribalta, con el que también había trabajado en el Escorial) hacia posturas más tenebristas en donde cualquier rasgo manierista ha desaparecido.

La recuperación de San Juan de Puerto Rico
Tomada del wikipedia
.
En sus últimos años (años 30) colaboró bajo la dirección de Velázquez en la decoración del Salón de Reinos, pintando una historia de batallas en la que podemos ver cómo su estilo se había quedado desfasado frente a la segunda generación (Velázquez, Zurbarán, Cano...), repitiendo fórmulas antiguas (y con claros problemas de composición) superadas gracias a los venecianos (Sólo hace falta comparar la imagen con las Lanzas de Velázquez)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada